Publicado: 01.07.2014 07:00 |Actualizado: 01.07.2014 07:00

Bélgica busca convencer ante unos renovados EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Bélgica contra Estados Unidos, los renovados diablos rojos frente al entusiasmo norteamericano, se dan cita en el Arena Fonte Nova de Salvador (22.00 horas, Tele5 y Gol T) con el objetivo de lograr una plaza en los cuartos de final del Mundial. La escuadra belga llega a octavos con el total de puntos de la primera ronda y un déficit de juego. Los 'baby diablos', el equipo más joven en octavos, han sido más pragmáticos que brillantes durante la fase de grupos y, pese a haber ganado todos sus partidos, no han desplegado el juego que les supone por la calidad de sus futbolistas.

Pero eso es algo que, por el momento, no le incomoda a su técnico, Marc Wilmots. "Si me dan a elegir entre jugar bien y no pasar la fase de grupos o ganar todos los partidos y conquistar el Mundial la respuesta es clara. Tengo claro que yo no he venido aquí a contentar a la gente que va al estadio", ha declarado el seleccionador, después de haber escuchado ya algunos silbidos por el juego de su equipo.

Estados Unidos, mientras, ha visto cómo ha cambiado el discurso de su entrenador tras conseguir la clasificación para octavos en el que ellos mismos denominaron "el grupo de la muerte". Tras admitir en una entrevista con el New York Times, previa a la cita de Brasil, que "no era realista" pensar que EEUU podría ganar el Mundial, ahora, tras pedir al presidente norteamericano Barack Obama que concediese un día festivo para que los aficionados pudiesen ver el partido, ha sugerido a los familiares de sus jugadores que no saquen el billete de vuelta hasta después del 13 de julio, el día de la final.

Mensajes del gusto estadounidense, avalados por su papel en la primera fase, en la que además ha logrado encandilar a un país donde el fútbol está tradicionalmente relegado a un segundo plano. Una realidad que, a tenor de los datos de audiencia arrojados por la FIFA, parece estar cambiando. Y es que el seguimiento del partido que enfrentó a los americanos contra Portugal superó a las finales de la NBA y muchos encuentros de las series mundiales del béisbol.

Todo esto sin practicar un fútbol digno de recordar, ni mucho menos. Los de Klinsmann son el segundo equipo que menos posesión del balón ha tenido en todo el torneo y el segundo que menos ataca. Deberán, pues, aumentar su protagonismo en el área rival o conseguir rentabilizar al máximo sus oportunidades de gol, ya que enfrente tendrán a uno de los porteros menos goleados de la fase de grupos: Thibaut Courtois. El arquero del Chelsea sólo ha encajado un gol, de penalti, en todo el torneo. Klinsmann puede recuperar para este partido a Jozy Altidore, pero lo más seguro es que mantenga como único punta a Clint Dempsey y pueble con cinco hombres el centro del campo, para enjaular a Eden Hazard.

Los problemas de Wilmots, por su parte, están en la defensa. El técnico belga perdió al lateral Van den Borre, con una fractura de tibia. Además, Vincent Kompany arrastra molestias musculares durante todo el torneo y Thomas Vermaelen se recupera de una contractura que sufrió en el último partido. En el ataque, además, la falta de gol de Romelu Lukaku ha abierto el debate sobre si debe ser titular Divock Origi, el juvenil que ha revolucionado sus partidos cada vez que ha entrado en el segundo tiempo.

Bélgica: Thibaut Courtois; Toby Alderweireld, Vincent Kompany, Daniel van Buyten, Jan Vertonghen; Marouane Fellaini, Axel Witsel; Dries Mertens, Kevin de Bruyne, Eden Hazard; Romelu Lukaku. Seleccionador: Marc Wilmots.

Estados Unidos: Tim Howard; Fabian Johnson, Geoff Cameron, Matt Besler, DaMarcus Beasley; Jermaine Jones, Kyle Beckerman; Alejandro Bedoya, Michael Bradley, Graham Zusi; Clint Dempsey. Seleccionador: Jürgen Klinsmann.

Árbitro: Djamel Haimoudi, de Argelia.

Estadio: Arena Fonte Nova, de Salvador, con capacidad para 51708 espectadores.