Público
Público

Berlocq no pone trabas a Nadal

El mallorquín aspira a conquistar su octavo Conde de Godó. Ferrer cae en tres sets ante el ruso Tursunov

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Rafael Nadal inició el camino hacia su octavo título del Godó con una victoria ante el argentino Carlos Berlocq, por 6-4 y 6-2, en una hora y 28 minutos de partido.

Nadal no se dejó sorprender el día de su estreno. El actual número 5 del ránking ATP empezó mandando con autoridad (3-0), y aunque Berlocq fue entonándose en el intercambio hasta sacar para empatar a cinco el primer set, el balear logró un nuevo 'break' en el último juego de la primera manga para llevarse el primer parcial.

El segundo set fue más plácido para Nadal, al menos hasta que tuvo que cerrarlo. Berlocq, de 30 años y 63 del ránking mundial, se resistió a caer con su saque y el mallorquín necesitó hasta seis bolas de partido para finiquitar el duelo. Rafael Nadal se medirá en octavos de final al ganador del partido que librarán esta tarde el francés Benoit Paire, decimotercer cabeza de serie, y el español Pablo Andújar.

No puede decir lo mismo David Ferrer, que se despidió a las primeras de cambio de Barcelona tras caer ante el ruso de 30 años Dmitry Tursunov (5-7, 6-3 y 1-6) en menos de dos horas, y dice así adiós a un torneo en el que era primer cabeza de serie y del que es vigente subcampeón. Ferrer, muy incómodo en todo el partido, disputado en la pista central del RCT Barcelona, dejó escapar un primer set en que se puso 5-4 arriba tras hacerse dos roturas de juego el uno al otro, pero Tursunov le devolvió la moneda con tres juegos consecutivos para cerrar la primera manga a su favor.

Además, fueron cinco los juegos seguidos para el veterano ruso, muy bien situado en pista y colocando muy bien cada tiro, ya que el segundo set empezó con 0-2 y rotura de servicio para él. Ferrer se recuperó para igualarlo (2-2) y con cinco juegos seguidos se puso 5-2, para igualar el partido llevándose la segunda manga (6-3). Pero entonces se hundió, enfadado con él mismo y con varias quejas en voz alta, y el ruso aprovechó su hoy agraciado juego de fondo y subidas acertadas a la red para rematar al de Jávea.