Público
Público

Bolt espera más

El jamaicano ataca hoy (14.20, Eurosport) el récord mundial de los 200 metros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El éxito consiste en ir de error en error sin perder el entusiasmo. La frase es de Winston Churchill, un hombre de cuerpo poco atlético, pero la ha abrazado Usain Bolt en estos Mundiales. El jamaicano ha escarmentado. Ha aprendido como se aprende en la vida. A base de encajar las bofetadas que propina el destino.

El hombre más veloz del mundo no quiere más disgustos. Y ayer lo demostró, incluso de forma exagerada. Bolt, el relámpago, el hombre que hizo añicos hace dos años el récord mundial de los 200 metros (19.19), ha decidido que no va a volver a cometer más salidas nulas. Aunque tenga que esperar mucho más que sus rivales en los tacos de salida.

En las series, Bolt tardó 31 centésimas en reaccionar al pistoletazo

Se disputaban en la madrugada de ayer las eliminatorias de los 200 metros. Bolt se situó en los starting blocks como de costumbre, con parsimonia. Sonó el disparo. Y como si quisiera asegurarse bien de la legalidad de su salida, Bolt tardó muchísimo en reaccionar. Un mundo. Salió 31 centésimas de segundo después del pistoletazo, un tiempo jamás visto en los atletas de élite, cuyos tiempos de reacción suelen oscilar entre las 13 y las 15 centésimas.

Pese a su lentitud en reaccio-nar (una nueva descalificación sería terrible), Usain logró el mejor tiempo de la primera ronda. Detuvo el crono en 20.30, por delante de los 20.42 del estadounidense Walter Dix.

Los velocistas de élite suelen emplear entre 13 y 15 centésimas

La historia se repitió en las semifinales, aunque menos exagerada. Bolt volvió a ser el peor a la hora de reaccionar al disparo, esta vez con 21 centésimas, lejos de las 14 que empleó en su misma serie el noruego Saidy Ndure. Bolt ganó, en cualquier caso, con un crono de 20.31, por delante del nórdico, que paró el reloj en 20.50.

Ayer el jamaicano habló por vez primera desde su descalificación: 'No voy a echar la culpa a nadie porque el único culpable de lo que pasó soy yo. Tenía que haberme esperado al disparo'.

'Mi entrenador siempre dice que alguien puede moverse en las calles de al lado y que cada uno debe enfocarse en lo suyo. Yohan [Blake] se merece el título. Entrena incluso más duro que yo', señaló Bolt.

A pesar de las críticas recibidas por sus gestos antes de correr, el jamaicano volvió a desplegar ayer su famosa pose de arquero.

La final de los 200 metros (14.20, Eurosport) se plantea como un duelo entre Bolt y el cronómetro. Sus rivales han mostrado un buen estado de forma en semifinales, pero están a años luz de su nivel. El jamaicano saldrá por la calle 3, con un radio demasiado cerrado para él. Necesita este oro más que ninguno.