Publicado: 11.12.2013 22:56 |Actualizado: 11.12.2013 22:56

El Borussia obra el milagro

Los alemanes vencen en el último suspiro al Olympique de Marsella y pasan de estar eliminados a clasificarse primeros. El Nápoles, eliminado pese a vencer al Arsenal (2-0)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Borussia Dortmund, subcampeón de Europa, logró de forma agónica la clasificación para octavos de final de la Liga de Campeones 2013-14 al derrotar al Olympique de Marsella con un tanto de Grosskreutz en el minuto 87 (1-2).

El triunfo, el único resultado que otorgaba el pase a los alemanes sin importar lo que sucediera entre el Nápoles y el Arsenal, llegó en la ocasión más inesperada y en las botas del jugador menos pensado, después de que Lewandowski y Reus fallaran multitud de oportunidades más claras.

Tras adelantarse en el marcador en el minuto 4 y jugar con un hombre más durante una hora, por la expulsión del local Payet, el Borussia solo logró el tanto definitivo cuando el partido agonizaba. Hasta ese momento, los de Jurgen Klöpp se habían estrellado contra el muro marsellés, que estrenaba entrenador con José Anigo, un hombre de la casa que se hizo con las riendas del equipo por tercera vez. El Borussia salió en tromba y a los cuatro minutos logró adelantarse, gracias a un buen pase de Reus que conectó con un Lewandowski en el límite del fuera de juego. El polaco no falló ante Mandanda con un disparo al segundo palo. Fue su único acierto del encuentro. El tanto, ante un Marsella que buscaba las tablas, parecía sentenciar el duelo, pero los franceses necesitaban una reacción de orgullo para no marcharse de la competición con pleno de derrotas.

Diez minutos después del tanto alemán, una falta botada por Payet desde la izquierda permitió a Khalifa cabecear al larguero de Weidenfeller. El balón quedó muerto y franco para que Diawara lo introdujera en las mallas. El empate desconcertó al Borussia y animó a los franceses, que equilibaron las fuerzas. Hasta que en el minuto 34 Payet fue expulsado. Dos minutos después de haber visto la primera amarilla por una entrada dura, el atacante marsellés simuló un penalti en el área germana, lo que obligó al colegiado croata a mostrarle la segunda.

El segundo tiempo fue una catarata de ocasiones alemanas. Lewandowski no llegó a rematar un pase de Reus nada más empezar, Mkhitaryan lo intentó al minuto siguiente y en el 57 Mandanda sacó de la línea de gol un cabezazo de Blaszczykowski. Un minuto más tarde, Lewandowski se inventó un magnífico pase de tacón que permitió a Reus disparar. El balón se estrelló en un palo de la portería local. De nuevo el atacante polaco falló ante el meta francés un regalo de la defensa local en el 67, una mala cesión de Diawara que Lewandowski no acertó a llevar a la red. Parecía inamovible el resultado hasta que Grosskreutz recibió un pase hacia atrás de Schieber y, pese a resbalar, lo introdujo en la meta marsellesa. Un gol agónico, como la clasificación del subcampeón.

Por su parte, el Nápoles de Rafa Benítez venció por 2-0 al Arsenal, pero no le valió para seguir en la Liga de Campeones, porque necesitaba vencer por tres tantos de ventaja si el Borussia Dortmund ganaba en Marsella. Por momentos estuvo el conjunto italiano en los octavos, cuando el argentino Gonzalo Higuaín adelantó al cuadro napolitano y en el Velódromo marsellés se registraba un empate a uno. Esos dos resultados clasificaban al Nápoles y dejaban fuera al Borussia Dortmund.

El Nápoles tuvo que esperar unos minutos en el campo a que terminase el choque en Marsella, pero el milagro no llegó. El Dortmund ganó 1-2, con lo que pasó como primero, por delante incluso del Arsenal y deja al Nápoles con la recompensa menor de la Liga Europa. Al equipo londinense, que fue superior tácticamente en la primera mitad, se le notó que le bastaba con el empate para amarrar el primer puesto del grupo. No forzó mucho la máquina y se limitó a controlar. Tan sólo llegó con auténtico peligro con un disparo del francés Giroud (m.23). Escaso bagaje ante un Nápoles voluntarioso pero muy impreciso al que le costaba un mundo llegar al área de los 'gunners'.

El descanso reavivó el ánimo del Nápoles. Mejoró el conjunto de Benítez y tras algunas aproximaciones peligrosas Higuaín recibió de Callejón, se dio la media vuelta y abrió el marcador y las esperanzas de clasificación. San Paolo estalló de júbilo, pero el Nápoles también jugaba en Marsella, y le salió cruz a la armada de Benítez, que tenía depositadas grandes esperanzas este año en la Liga de Campeones y estas quedaron desvanecidas con el gol del Borussia Dortmund, porque, pese a marcar Callejón, ya no tuvo tiempo para más.

1 - Olympique de Marsella: Mandanda; Fanni, Diawara, Mendes (Abdallah, m.46), Mendy; Lemina, Cheyrou; Khalifa (Morel, m.55), Thauvin (Imbula, m.79), Payet; Gignac

2 - Borussia Dortmund: Weidenfeller; Grosskreutz, Papastathopoulos, Sarr, Durm; Kehl (Piszczek, m.78), Sahin; Blaszczykowski (Hofmann, m.66), Reus (Schieber, m.78), Mkhitaryan; Lewandowski

Goles: 0-1, m.4: Lewandowski; 1-1, m.14: Diawara; 1-2, m.87: Grosskrutz

Árbitro: Marijo Strahonja (CRO), amonestó al local Gignac, al visitante Sarr y expulsó al marsellés Payet por doble amarilla.

Incidencias: Partido de la primera fase de la Liga de Campeones disputado en el estadio Velódromo de Marsella ante unos 20.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Nelson Mandela.