Público
Público

Boston puede con Kobe y acaricia el anillo de la NBA

Los Celtics se acercan al título (3-2) al superar a unos Lakers horribles (92-86) a los que sólo Kobe mantuvo en el partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Boston ya acaricia el título. Tras un soberbio partido ante los Lakers (92-86), los Celtics viajarán a Los Angeles para conseguir el anillo de la NBA.

Los Lakers realizaron, probablemente, uno de sus peores partidos de la temporada, en el peor momento y en el peor lugar.

Fatales, horribles, superados en todas las facetas del juego por Boston. Una vez más, sólo Kobe Bryant mantuvo la esperanza -sorprendentemente- hasta casi el final, con sus 38 puntazos.

El resto del equipo, como en los tres partidos que han perdido en esta serie, desaparecido. Esta vez con la excepción de un Pau Gasol desconocido, fallón en defensa y en ataque, aunque es cierto que sus compañeros le buscaron poco bajo los aros.

Una vez más, como viene sucediendo en los partidos de la final esta temporada, el comiezo del encuentro fue muy igualado, y todo se volvió a romper cuando en el segundo cuarto llegó el turno de los suplentes de ambos equipos.

Kobe se echó a sus espaldas al equipo y mantuvo la esperanza

Es en esta faceta en la que Boston le pega un repaso a los Lakers. Con ellos en el campo se llegó a la máxima diferencia hasta ese momento para los Celtics (30-22 min. 15).

Después Kobe ya se echó al equipo a sus espaldas y mantuvo un gran duelo con Pierce (27 puntos), en el que fue uno de los mejores momentos del partido, que hizo que los Lakers se llegaran a poner por delante (36-37 min. 20).

Después llegó el bajón de Los Angeles, que ya no se acercaron a entrar al partido otra vez hasta casi el final del partido.

Sorprendentemente, los Lakers llegaron al final de la primera parte con sólo una desventaja de seis puntos (45-39), que podía haber sido el doble, o el triple.

En la segunda parte todo se vino abajo definitivamente para los Lakers. Inoperantes en ataque y en defensa, fallando pases fáciles y sin coger rebotes. De nuevo Kobe llegó para salvar a su equipo y dejó la diferencia al final del tercer cuarto en ocho puntos (73-65).

Y fue en este punto, cuando nadie se lo esperaba, cuando los Lakers volvieron al partido, y a punto estuvieron de llevárselo. Varios fallos seguidos en ataque de los Celtics junto con unos buenos minutos de los Lakers pusieron la diferencia en cinco puntos, pero de nuevo, inexplicablemente, Los Angeles se desvaneció hasta el final del partido.

Ahora Boston tiene dos bolas de partido. Sólo necesita ganar uno de los partidos que quedan en Los Angeles para volver a ganar el anillo de la NBA.