Publicado: 16.02.2014 09:03 |Actualizado: 16.02.2014 09:03

Un bote de humo obliga a desalojar El Madrigal cuando quedaban tres minutos de partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una bote de humo lanzado desde la grada del estadio de El Madrigal, y que cayó en el área del Celta, obligó a detener el partido de liga entre el Villarreal y el Celta cuando discurría el minuto 87 y el marcador era de 0-1 a favor del cuadro vigués.

La intensa humareda provocó que los jugadores de ambos equipos, el trío arbitral e incluso el público que asistía al partido en El Madrigal abandonaran el terreno de juego y los graderíos. Muchos de los espectadores padecieron problemas de visión y respiración ya que el humo era tóxico.

Los aficionados del Villarreal se taparon la boca con la ropa y abandonaron la instalación de manera apresurada. El artefacto, que en un primer momento parecía una bengala, resultó un bote de humo con gas tóxico que impidió que el encuentro finalizase en el tiempo previsto.

El partido se suspendió a falta de tres minutos para el final con el 0-1 a favor del Celta de Vigo. El gol lo anotó Orellana tras una falta botada por Álex López.

Tras una veintena de minutos, con los jugadores y el cuarteto arbitral en los vestuarios, una vez dispersado el humo, y pese a que las gradas estaban prácticamente vacías, tanto el colegiado como los dos equipos han decidido reanudar la contienda y jugar los minutos que faltaban.

Por cierto, el Celta ganó 0-2.