Publicado: 04.05.2015 12:44 |Actualizado: 04.05.2015 12:44

El boxeo se deprime
tras el combate entre Mayweather y Pacquiao

Mitos de este deporte y aficionados coinciden en que la 'pelea del siglo' no cumplió ni de lejos con las expectativas. La victoria ultradefensiva del estadounidense contra el mermado filipino deja una sensación de frustración y ánimos de revancha.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Mayweather se defiende de un golpe de Pacquiao. /REUTERS

Mayweather se defiende de un golpe de Pacquiao. /REUTERS

LAS VEGAS (EEUU).- Fue terminar el llamado 'combate del siglo' y comenzar la polémica. Las expectativas monetarias se cumplieron y se batieron todos los récords en cuanto a los ingresos que generó. Sin embargo, en lo deportivo todos coinciden en lamentar el pírrico nivel exhibido tanto por el vencedor, Floyd Mayweather Jr., como por Manny Pacquiao, que supuestamente peleó mermado por una lesión en el hombro. 

Por eso, los aficionados tratan de digerir si realmente se trató del gran combate que se les vendió durante los días previos o si las declaraciones del promotor Bob Arum sobre la lesión del boxeador filipino lo convierten en un auténtico fraude que deja al boxeo nuevamente con una gran deuda ante los seguidores del deporte de los guantes.



Mayweather Jr. derrotó por decisión unánime de los árbitros a Pacquiao tras 12 asaltos y se convirtió en el campeón wélter absoluto al retener sus títulos avalados por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Asociación Mundial (AMB) y le arrebató a Pacquiao la corona de la Organización Mundial (OMB). El estadounidense se embolsó unos 200 millones de dólares, por aproximadamente 100 millones del filipino.

Pero la radiografía de lo que realmente sucedió en el cuadrilátero la expresaron los 16.507  espectadores que la presenciaron en el MGM Grand Garden Arena, de Las Vegas, que abuchearon al flamante campeón mientras le entrevistaban a pie de ring como muestra de su rechazo por el resultado y con la forma en que Mayweather había logrado la victoria. Una estrategia ultradefensiva la que empleó el campeón estadounidense, que amplía su marca a 48-0, que ha sido criticada sin paliativos. 

Campeones de boxeo lamentan el pésimo espectáculo

El excampeón mundial Óscar de la Hoya, rival de ambos púgiles como profesional y ahora promotor, con sus declaraciones, redondeó la desilusión que se vive dentro del mundo del boxeo: "Lo siento por los aficionados. Dirán que soy de la vieja escuela, pero me gusta que el dinero que pagan los espectadores valga la pena con un combate de acción", escribió en su cuenta de Twitter.

Otra leyenda del boxeo, Mike Tyson, con su estilo parco, dijo: "¿Hemos esperado cinco años para esto...?. No fue suficiente". La afición, De la Hoya y Tyson se refieren a que Mayweather Jr. simplemente se dedicó a hacer un boxeo de piernas, a huir cuando veía a Pacquiao cerca, y a intentar contraataques.

Incluso el padre de Mayweather, desde la esquina del cuadrilátero, urgía a su hijo a "hacer más", pero Money Mayweather respondía que "Pacquiao es un peleador muy fuerte, no merece la pena hacer más, es mejor estar a la defensiva".

Por tanto, la llamada 'pelea del siglo' terminó siendo un combate entre un peleador (Pacquiao) lesionado, y otro (Mayweather), en plan de escape y retirada permanente, huyendo del disminuido rival. "Catch me, if you can" (Atrápame si puedes), como el título de la película que protagonizó Leonardo DiCaprio, parecía decir el excampeón mundial de los pesados, el británico Lennox Lewis, quien a través de Twitter indicó que "si no lo puedes alcanzar, no puedes pegarle".

Pacquiao reclama que no pudo tomar antiinflamatorios

Más allá de los aspectos deportivos y los gustos por las diferentes técnicas de boxeo, la pelea ofrece una grave diatriba en el aspecto legal si se confirma, como advirtió Arum, que Pacquiao peleó lesionado del hombro derecho, el que más tendría que utilizar para sacar la mano con la que mejor golpea. Supuestamente, el filipino se había lesionado durante un entrenamiento "en algún momento después del 11 de marzo" pero la noticia no trascendió hasta finalizado el combate.

Arum fue más allá cuando también dijo que Pacquiao tuvo que subir al cuadrilátero con dolores debido a que la Comisión Atlética de Nevada denegó su petición para que recibiese antes del combate una inyección con antiinflamatorios. Arum dijo que "el equipo de Pacquiao pensó que obtendría permiso para recibir una inyección con antiinflamatorios porque ya se la habían suministrado durante los entrenamientos con la autorización de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) que supervisó la pelea. "El compuesto había sido aprobado por la USADA y el fallo (de la Comisión de negar la inyección a Pacquiao) afectó al resultado de la pelea", subrayó Arum.

Mientras que el presidente de la Comisión Atlética de Nevada, Francisco Aguilar, dijo que el equipo del filipino quería que se le inyectara lidocaína, una sustancia que adormece la zona afectada. Pero agregó que no marcaron la casilla de lesión tras el pesaje del viernes, por lo que la comisión no tuvo forma de saber la gravedad de la lesión.

La promoción de la pelea presentó un combate anunciándolo como la "Pelea del Siglo", a pesar de que uno de los púgiles estaba lesionado, así que los aficionados tuvieron que presenciar un duelo que no era el que se vendió en las taquillas, y el boxeo, una vez más, queda en deuda con la afición. Esta vez el CMB, la AMB, o la OMB tienen la gran oportunidad de dar un paso adelante y tomar una acción al respecto para darle credibilidad al deporte que promueven. De lo contrario, es probable que se lleve a cabo una revancha, quizá dentro de un año, cuando Mayweather tenga 39 de edad y Pacquiao, 37, y cuando este último esté recuperado de la operación en el hombro que dice tener lesionado.