Público
Público

Bragado, cuarto en los 50 km marcha

El veterano marchador tuvo imposible acceder a las tres primeras plazas y se lleva un gran diploma olímpico en la prueba más dura de Pekín 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El veterano marchador español Jesús Angel García Bragado ha firmado hoy un meritorio cuarto puesto en la prueba de los 50 kilómetros marcha de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, donde el italiano Alex Schwazer se adjudicó el oro con un ataque en el tramo final de la prueba.

El madrileño, cerca de cumplir 39 años, realizó una carrera inteligente bajo unas condiciones diferentes a las del día anterior en los 20 km femeninos. El sol y el calor sustituyeron a la torrencial lluvia, pero el actual subcampeón de Europa no estuvo tan cerca como María Vasco de las medallas, aunque su resultado no deja de ser brillante.

Y es que la edad del español se contrapone con la del campeón, Alex Schwazer, y el subcampeón olímpico, el australiano Jared Tallent, bronce también en los 20 kilómetros marcha. Ambos poseen el tesoro de la juventud (no han cumplido aún los 24 años), mientras que el bronce, el ruso y plusmarquista mundial, Deniz Nizhegorodov, tiene 28.

García Bragado realizó su carrera. Lejos de las primeras posiciones desde el inicio de la durísima prueba, el madrileño prefirió marcar su ritmo e ir de menos a más. La táctica resultó acertada y el veterano atleta fue superando rivales con el paso de los kilómetros hasta el cuarto lugar, lo que le permite subir un peldaño respecto a Atenas 2004, uno de sus objetivos junto a la medalla.

Sin embargo, el metal estuvo complicado. Schwazer, Tallent y Nizhegorodov se mostraron fuertes desde el comienzo de la prueba y formaron el grupo ganador en el ecuador de la prueba. En los primeros 25 kilómetros, García Bragado marchaba duodécimo, pero el podio estaba ya bastante lejos, a más de cuatro minutos.

El madrileño siguió subiendo el ritmo, sin inmutarse por el calor y la humedad chinas, que convirtieron la prueba en un infierno para muchos competidores. El segundo aviso le obligó a vigilar su marcha y asegurar un bien preciado como el cuarto lugar.

Por delante, con la entrada de los diez kilómetros finales y con el francés Yohan Diniz, subcampeón mundial, abandonando, Schwazer, bronce en los Mundiales de Osaka, decidió cambiar y dejar a sus compañeros. El italiano cogió una ventaja inalcanzable para Tallent y Nizhegorodov, y posteriormente el australiano se lanzó a mejorar lo conseguido el sábado.

Schwazer se mostró intratable, y con lágrimas de alegría, entró en solitario en el Estadio Olímpico para coronarse como el relevo del gran Robert Korzeniowsky, entrenador de 'Paquillo' Fernández. Tallent no perdió la preciada plata y Nizhegorodov, con dos avisos, no cometió errores para dar su bronce a García Bragado.

Por otro lado, el resto de la representación española en la prueba estuvo por debajo de sus posibilidades. Mikel Odriozola, decimotercero, fue regular y se mantuvo siempre dentro del 'top 15', pero no pudo conseguir el diploma olímpico, que creía a su alcance, y mostró su disgusto en la línea de meta. Santiago Pérez, el tercero en liza, tampoco estuvo a su nivel y, aunque acabó con su mejor marca de la temporada (3:59), nunca se sintió cómodo finalizando en la vigesimosexta posición.