Público
Público

Bragado: "Odriozola debería de dejar de hacer quinielas"

El marchador, cuarto en los 50 kilómetros, censura los pronósticos del presidente, que auguró cuatro medallas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El marchador Jesús Angel García Bragado, cuarto en la final de los 50 kilómetros marcha de los Juegos de Pekín, censuró hoy la actitud del presidente de la Real Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, y dijo que 'debería de dejar de hacer quinielas' en alusión a las cuatro medallas que pronosticó para el equipo nacional en el Estadio Olímpico de la capital china.

'El presidente debería de dejar de hacer quinielas. Y dejar a los atletas que cada uno trabaje por su cuenta. Es un presidente al que le conocen más que a otros. A Fulgencio Sánchez no le conoce nadie y ha sacado más medallas en ciclismo que nosotros en atletismo, que difícilmente vamos a conseguir, aunque hay alguna opción. No voy a decir quién, pero la hay todavía. Debe trabajar en silencio y dejar trabajar', comentó.

Para García Bragado extrapolar los resultados de otras competicines, como los Campeonatos de Europa, a unos Juegos 'es muy complicado'.

'Es como en natación extrapolar resultados de Europeos (de Eindhoven) y traerlos a unos Juegos. Hay que decir que hay expectativas, pero no hay que dar un número concreto. Cuando veo que Manolo y Paquillo no van bien la cosa va torcida. Si lo hacen bien es como si se descorchara el champán. Si no, ves que la cosa es compliado', aseguró el madrileño.

El veterano marchador, que sumó hoy otro diploma olímpico al quinto puesto logrado hace cuatro años en Atenas, explicó cómo fue remontando desde los puestos de atrás hasta quedarse muy cerca del podio. 'En la primera parte había que tener mucha sangre fría porque te ves fuera de la prueba. Y luego me he juntado con el mexicano y he visto la opción de irnos para delante, pero ha ido muy rápido dos vueltas y lo ha pagado', relató.

El pupilo de Valentí Massana, que hizo mejor marca de la temporada, con 3:44.08, dijo que el segundo aviso que le dieron los jueces, poco después del kilómetro 30, le sentó 'como un mazazo'. 'No me lo han enseñado, con lo cual no sabes si te van a enseñar otro. Si vas limpio y los de delante ven que les recortas, pueden forzar y alguno puede quedar descalificado. Esa era la única opción porque he visto que el tercero era inalcanzable', admitió.

'Soy un viejo que sabe mucho. He hecho lo máximo, pero con estos jóvenes no tenía mucho más que hacer. Son cuatro minutos de diferencia. Ese ritmo de inicio no lo hubiera aguantado. Ha sido una temporada que se ha complicado mucho, con el problema en la cadera que se ha transmitido a la espalda. Y ahora he llegado muy justo, tenía molestias. Las vacaciones las voy a pasar en la Clínica Dexeus', bromeó con la operación que le practicará el doctor Ribas, el próximo 12 de septiembre, en su maltrecha cadera.

A su juicio, el futuro español de la marcha es halagüeño, pues 'Paquillo' Fernández 'va a hacer una transición, poco a poco, hacia el 50 kilómetros'. 'Y yo estoy convencido de que el año que viene puede ser campeón del mundo en Berlín en 20 kilómetros.