Público
Público

Algún brote, mucha medianía

Bolt y un puñado de buenas actuaciones salvan un campeonato mediocre en récords

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La absurda eliminación de Usain Bolt en los 100 metros lisos, la prueba reina; el desplome de Yelena Isinbayeva en la pértiga femenina; la descalificación de Dayron Robles en los 110 m vallas; y la retirada del rey Kenenisa Bekele en el 10.000. Imágenes del tartán de Daegu que remiten a unos Mundiales más bien anodinos, salvados de la indiferencia mediática por el propio Bolt, fabuloso en los 200 m, y de la mediocridad deportiva por el récord que el velocista jamaicano compartió con sus compañeros del 4x100, el único de estos Mundiales, así como por un puñado de buenas actuaciones que se tradujeron en plusmarcas del campeonato (tres) y en mejores marcas mundiales del año.

Al margen de Bolt, fenómeno sin parangón, la lucha del exparalímpico Pistorius y actuaciones como la de la australiana Sally Person en los 100 mvallas (excelentes 12.28); la rusa Mariya Saviyova en el 800 se impuso en 1:55:87 a la imponente Caster Semenya; el keniano David Rudisha (1:43.91) en el 800, y el emocionante concurso del triple salto masculino dignifican unos Mundiales que pasarán a la historia más por las difíciles condiciones climáticas elevada humedad e intenso calor, además de viento en contra y por algunas grandes pifias que por sus registros, que los tuvo, aunque los vieron muy pocos: la diferencia horaria y la retransmisión, en España, a través de Eurosport, canal de pago, dieron como resultado unas audiencias pésimas. Casi tanto como lo han sido estos Mundiales para España una única medalla de bronce, la de Natalia Rodríguez, Italia (una presea), Portugal (ninguna) y Grecia (ninguna) cuyas actuaciones han estado al nivel de sus enclenques y amenazadas economías. Tal vez no sea una casualidad. 'No es la hora de señalar culpables, sino de asumir responsabilidades y corregir el rumbo', señala Albert Soler, secretario de Estado para el Deporte, 'decepcionado' por los resultados de la delegación española. 'Nuestro atletismo requiere un cambio estructural. Este modelo presenta evidentes síntomas de agotamiento y de cara al futuro hay que ver y analizar todo', abunda Soler, en declaraciones a EFE, preocupado por los Juegos.

España, Portugal, Italia y Grecia rinden al nivel de su débil economía

Al margen de la situación de estos cuatro países del sur de Europa Rusia, Alemania, Reino Unido y en menor medida Francia rindieron a un buen nivel, y de las buenas actuaciones de Estados Unidos (25 medallas), Kenia (17) y Jamaica (9), los tres récords de los campeonatos parecen irrisorios al lado de los 30 que se batieron en Roma 87, una referencia engañosa porque la capital italiana acogió los segundos Mundiales de la historia. Helsinki 83 había establecido las primeras marcas y todas estaban por batir. A partir de entonces, con la reunificación alemana y el desplome de los países del Este, y las reuniones pagando por los récords mundiales, estos han ido disminuyendo en los Mundiales, que siempre se resienten antes de unos Juegos, como es el caso, esta vez, con Londres.