Publicado: 24.01.2013 07:00 |Actualizado: 24.01.2013 07:00

Bruselas investigará el 'rescate' de la Generalitat valenciana al fútbol si algún club lo pide

Las ayudas de 118 millones en mitad de una crisis galopante convierten a un Govern ahogado en deudas en máximo accionista de Valencia, Hércules y Elche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En una comunidad en la que los colegios se caen a pedazos, sus alumnos no tienen calefacción ni luz, los impagos a farmacias y demás sectores se acumulan, el paro se aúpa tres puntos por encima de la media nacional (28,1 frente al 25,02%, según la EPA de octubre) y las deudas ahogan a la administración, el fútbol es la prioridad.

El Gobierno valenciano de Alberto Fabra ha heredado una millonaria deuda de tres equipos de fútbol -Valencia, Hércules y Elche- con varias entidades financieras. Ciento dieciocho millones de euros en ayudas públicas al fútbol que hipotecan todavía más a la comunidad, pero que están aún en el aire, pendientes de la Unión Europea. Basta que un club o un particular denuncie el caso para que Bruselas inicie una investigación que podría dar al traste con el rescate de los citados clubes, según advierten fuentes comunitarias.

No resultaría extraño. Manchester United y Bayern de Munich ya denunciaron hace unos años a la UE el pelotazo del Real Madrid en 2001 con la venta de los terrenos de su antigua ciudad deportiva. La Comisión Europea, tras abrir una investigación decidió, no obstante, archivar el expediente porque consideró que, pese a que la transacción había sido muy "opaca", en el proceso de venta de los terrenos no hubo una concesión de ayudas del estado.

El auxilio público a estos tres equipos fue uno de los últimos coletazos de ocho años de fiesta continua de unos pocos en una región gobernada y gestionada por el caído en desgracia Francisco Camps. 

El expresidente valenciano, implicado en la trama Gürtel, decidió avalar, a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), los préstamos que esos clubes habían solicitado. El Valencia es el que más dinero debe. Creó una fundación para poder pagar el nuevo estadio y contener su hemorragia financiera, pero no fue suficiente. Anunció hace unos días que no podía hacer frente a los 86 millones de euros que adeuda a Bankia. Ahora, a la Generalitat, como avalista, le corresponde hacerse cargo y, por lo tanto, pasa a controlar el 70% del club

Pero los chés no fueron los únicos que se beneficiaron de la generosidad de Camps. El molt honorable también avaló, a través del IVF, un préstamo de 18 millones de la CAM para el Hércules, que también anunció que no pagaba. Otra millonada de la que se hace cargo el Gobierno valenciano, convertido así en máximo accionista del club, con el 65% de los títulos.

Y también hubo fiesta para el Elche. Catorce millones de euros de préstamo de la CAM y del Banco de Valencia y, cómo no, con el respaldo del IVF. De pronto, la Generalitat posee tres equipos de fútbol, puesto que ya controla la mayor parte del Elche, con el 40% de las acciones.

Algo que contraviene la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas, que prohíbe poseer el 5% o más de más de una sociedad anónima deportiva en la misma competición. Una ilegalidad en la que incurre en estos momentos la Generalitat valenciana, con la que Público se puso en contacto sin obtener respuesta.

"Estamos gobernados en Valencia por un partido repleto de corrupción que se creía que el dinero público no se acababa nunca"

Fuentes de la Liga (LFP), que no ha recibido comunicación alguna del Gobierno de Fabra al respecto, afirman que no es potestad suya valorar esto y explican que "lo que tengan firmados estos clubes son acuerdos que se hicieron con instituciones, como llevaron a cabo otros equipos con otras empresas". "Hay una serie de tratos entre entidades privadas y otras empresas que no se pueden comparar con lo que hayan firmado otros equipos, porque los desconocemos", añaden las mismas fuentes.

"Es un problema gravísimo, la Generalitat va a tener que vender una parte de las acciones. Los títulos del Valencia creo que están por la mitad y me parece que quieren vender las del Elche. Pero aún así seguirán teniendo el problema con las del Hércules", asegura a Público Ricardo Sixto, diputado de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) en el Congreso, que ayer registró una iniciativa parlamentaria para que el Ejecutivo de Rajoy dé explicaciones.

Sixto entiende que "no tiene ninguna justificación posible" que el Govern tenga que asumir ahora el pago de los 118 millones, que son prioritarios con respecto al resto de deudas que tiene la Generalitat, porque el pacto de PSOE y PP para cambiar la Constitución así lo obliga. "Estamos gobernados en Valencia por un partido repleto de corrupción que se creía que el dinero público no se acababa nunca", agrega.

Ayer, la consellera de Educación, Cultura y Deportes, María José Catalá, aseguró que ya están "negociando directamente" con Bankia y que no tienen "ninguna voluntad de gestionar deportivamente un club". "Si Bankia quiere, la Generalitat no tiene más remedio que pagar sí o sí", zanja Sixto.