Público
Público

Los Bucks desesperan a Bryant

La estrella de los Lakers termina expulsado en la derrota de su equipo ante Milwaukee por 79-98

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Milwaukee Bucks se olvidaron de sus importantes bajas por lesión y frustraron desde la defensa a Los Ángeles Lakers (79-98), que esta madrugada firmaron uno de sus peores encuentros de la temporada, pese a que Pau Gasol logró un nuevo doble-doble con 15 puntos y 11 rebotes.

Los locales, que regresaban a Los Ángeles tras una gira de siete partidos como visitantes, se desfondaron en la segunda mitad, donde anotaron únicamente 33 puntos, 13 de ellos en el último cuarto.

El base Earl Boykins, el jugador más bajo de la Liga con tan solo 1,65 de altura, se convirtió en la estrella del duelo, con 22 puntos, mientras que el ex barceloista Ersan Ilyasova contribuyó con 17 tantos y 11 rebotes. Por las filas de los Lakers destacaron Kobe Bryant, con 21 puntos, y Pau Gasol, con 15.

Se trataba de un partido trampa para los angelinos. Los Bucks se presentaban en el Staples Center con tres bajas sensibles (Brandon Jennings, Carlos Delfino y Corey Maggette), y para los locales resultaba inevitable tener en mente el próximo envite: el día de Navidad, frente a los Heat de LeBron James.

Sorprendió el entonado arranque de la pareja interior formada por Andrew Bogut e Ilyasova, que se combinaron para anotar 16 de los 25 puntos de su equipo en el primer cuarto, mientras Gasol y Lamar Odom tomaban las riendas de los suyos para recortar (22-25) una renta que llegó a ser de siete para los de Scott Skiles.

La entrada en cancha de los reservas igualó el duelo, con la aportación del diminuto Boykins y Larry Sanders por un lado y la explosividad de los 'killer b's' (Steve Blake, Matt Barnes, Shannon Brown) por otro, aunque fueron los centímetros de Andrew Bynum, a pesar de su lentitud y de su visible cojera, los que mantuvieron a raya a los Bucks al descanso (46-50).

Los Lakers flojeaban en cuanto a ejecución en ataque e intensidad defensiva. Y en esa tesitura apareció Ron Artest para imprimir carácter a ambos lados de la cancha. Su actividad y ganas contagiaron a sus compañeros, a pesar de que el tándem Bogut-Ilyasova seguía causando estragos bajo el aro de los Lakers.

Los Bucks, con un Boykins ejemplar en la dirección y Salmons acertado en el tiro, sorprendieron con un último cuarto estelar en el que fueron aumentando su ventaja en los instantes finales hasta alcanzar una brecha superior a los 20 puntos (77-98).

Los constantes errores en el tiro de los locales y el magnífico esfuerzo defensivo de los de Skiles resultaron determinantes. Los Lakers pagaron toda la apatía y los constantes toques de atención, sin respuesta, que fueron recibiendo a lo largo del duelo, e incluso llegaron a perder los papeles con la expulsión de Bryant por protestar a uno de los árbitros.