Publicado: 13.05.2015 13:02 |Actualizado: 13.05.2015 13:02

Los Bulls, sin Gasol, se quedan al borde del KO

Un enorme LeBron James, 38 puntos, coloca a los Cavaliers a un partido de la final de Conferencia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
LeBron James se marcha con el balón ante la presión de Jimmy Butler. /REUTERS

LeBron James se marcha con el balón ante la presión de Jimmy Butler. /REUTERS

MADRID.- Otra actuación portentosa de LeBron James, autor de 38 puntos, cimentó la victoria de Cleveland Cavaliers frente a Chicago Bulls (106-101) en el quinto partido de las semifinales de la Conferencia Este, triunfo que pone el 3-2 desfavorable para el equipo de Pau Gasol, de nuevo ausente por una lesión muscular y cuya presencia vuelve a ser dudosa para el sexto encuentro.

Héroe en el cuarto duelo, cuando anotó el triple sobre la bocina que empató la serie en Chicago, LeBron James volvió a demostrar por qué tiene cuatro premios 'MVP' en su palmarés y se convirtió en el líder absoluto de Cleveland, para delirio de un Quicken Loans Arena entregado a la causa.



Superadas sus molestias en el tobillo izquierdo, el '23' se unió a Shaquille O'Neal (2000) y Larry Bird (1986) como los únicos jugadores que han sumado al menos 35 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias y ninguna pérdida en un partido de 'play-off' desde 1978. En concreto, añadió 12 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y 3 tapones a su anotación (14/24 en tiros) en 41 minutos.

Esta gran actuación deja a los Cavaliers a un triunfo de disputar su primera final de Conferencia desde 2009. Su primera oportunidad llegará en la madrugada del jueves al viernes en el United Center, donde ya vencieron el pasado domingo, mientras que los Bulls están obligados a encadenar dos triunfos para no quedar eliminados.

De la mano de LeBron y de un buen Kyrie Irving (25 puntos), Cleveland dominó el partido hasta dejarlo casi resuelto a falta de menos de diez minutos (90-73), pero los Bulls no se rindieron y fueron limando la desventaja de la mano de un gran Jimmy Butler (29 puntos) y pese al 'bajón' de Derrick Rose, quien anotó 12 puntos en el primer cuarto y solo 2/15 durante el resto del partido, de nuevo mermado por problemas físicos.

El conato de remontada visitante se produjo a pesar de la expulsión de Taj Gibson, quien propinó una fea patada a Dellavedova y generó una tangana al inicio del último cuarto, muestra de la tensión que presidió el partido. Poco antes, un Nikola Mirotic más entonado (10 puntos) había anotado la canasta de la noche desde el centro del campo.

A falta de 45 segundos y con 101-99 en el marcador, Butler dispuso de un triple que hubiera volteado el marcador, pero falló e Irving no desperdició la oportunidad de sentencia el triunfo local con cuatro tiros libres. "Me encanta nuestra manera de volver a la carga, pero nos faltó ejecutar", lamentó un Rose obligado a mejorar en el decisivo sexto encuentro.