Público
Público

Cal también logra el pase directo a la final de 500 metros

El piragüista gallego ha ganado su serie y se mete en su segunda final en los Juegos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español David Cal, vigente campeón olímpico de C-1 1.000 metros y subcampeón de 500, ha logrado hoy la clasificación para la final de esta última distancia en los Juegos Olímpicos de Pekín al ganar su eliminatoria.

Su principal rival, el húngaro Attila Vadja, bronce en Atenas y vigente campeón del mundo en 1.000 metros, quedó relegado sorprendentemente a la cuarta posición al término de una regata en la que Cal, después de una primera mitad de carrera discreta, protagonizó unos 250 metros finales propios de un velocista.

El español se asegura así la presencia en dos finales en los Juegos de la XXIX Olimpiada, tras clasificarse ayer para la de 1.000 metros.

El gallego David Cal fue el primer palista español en obtener el pase a final al conseguirlo ayer en C-1 1.000 en una regata en la que se mostró muy superior a sus rivales, entre ellos, el alemán Andreas Dittmer, poseedor de cinco medallas olímpicas y seis títulos mundiales.

Cal no reanudará la competición hasta el próximo viernes, con tiempo para analizar los resultados de la jornada. Sin duda, le llamarán la atención los cuartos puestos de Vajda y de Dittmer -que no anduvo bien por segundo día consecutivo- y también la imponente victoria del ruso Maxim Opalev, el doble medallista olímpico y trece veces campeones del mundo, ganador indiscutible de su serie con el mejor tiempo de todas las eliminatorias (1m.47s.849).

Tras la disputa de la segunda jornada del calendario olímpico en el Parque Olímpico de Remo y Piragüismo de Shunyi, una pista rápida que favorece alcanzar buenos tiempos y que les ha venido bien a los españoles, la totalidad de palistas de la selección nacional ya han debutado en Pekín.

A las dos clasificaciones para finales olímpicas, con Cal enfilando su camino hacia un par de medallas de oro, España dejó hoy muy buenas sensaciones con la competición del K-2 del catalán Saúl Craviotto y el gallego Carlos Pérez Rial.

Una excepcional salida colocó a los españoles en cabeza de carrera, en la que palearon transmitiendo firmeza y enganche de palada, y lo hicieron manteniendo un buen ritmo intermedio, méritos bastantes para permitirles entrar en segundo lugar en una regata en la que los tres primeros pasaban a final directa.

El K-2 de la andaluza Beatriz Manchón y la gallega Sonia Molanes, acabó quinto, y el K-1 de la gallega Teresa Portela, segundo, lo que obligará a ambas embarcaciones buscar el pase a final en sus respectivas semifinales, que disputarán el próximo jueves.