Público
Público

Un Camp Nou del revés

El intratable Barcelona, bañado de juventud, acaba noqueado ante el Shakhtar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni prestigio, ni 600.000 euros. Lo que se llevó anoche del Camp Nou el Barça, descafeinado, eso sí, fueron tres goles. Los que le marcó el Shakhtar de Donetsk en el último partido de la liguilla inicial de la Champions. Con la derrota de este martes, los azulgrana pasarán a octavos de la competición europea con sólo una victoria en casa. Ni contra el Basilea ni este martes los de Guardiola consiguieron sumar los tres puntos.

Aunque el técnico de Santpedor se apresuró el lunes a aclarar que contra el Shakhtar no jugaría el Barça B, el equipo azulgrana saltó anoche al Camp Nou con una mezcla de jóvenes del filial y de futbolistas de reparto de la primera plantilla. Guardiola experimentó también con las posiciones: Cáceres jugó de lateral derecho mientras Víctor Sánchez, un todoterreno más acostumbrado a jugar en la banda, acompañó a Piqué en el eje de la zaga. En medio campo, Víctor Vázquez debutó en el Camp Nou, un futbolista con unos envidiables recursos técnicos que no acaba de explotar. Delante, Pedro demostró que también es un prodigio en eso del dominio del balón. Aunque nada de lo dicho sirvió al equipo azulgrana para conseguir la victoria. Faltó profundidad y acierto.

El experimento no cuajó. Faltos de brillo y precisión, los catalanes no pudieron superar a un Shakhtar plantado atrás durante todo el partido a la espera de sorprender a los culés en algún renuncio, como pasó en los dos goles que recibió Jorquera.

Aunque jugaron azulgranas contra blancos, nada que ver el partido de ayer con lo que se prevé que sea el próximo Barça-Madrid. Sin los cracks, el equipo de Guardiola careció de una de sus mayores virtudes: la velocidad. Este martes, el Barça no hizo correr el balón como suele, ni los jugadores sorprendieron con su movilidad. No perdieron, eso sí, el pundonor de que ha hecho gala el equipo azulgrana en la mayoría de encuentros que ha disputado esta temporada.

El Barça no era el de siempre pero Guardiola sí. El técnico no cesó en el empeño y gritó y gesticuló para apremiar a los suyos. Los azulgrana respondieron con entrega y presión defensiva. En ataque, sólo Hleb aportó alguna idea. A pesar de que durante buena parte del partido el Barça fue el dueño de la posesión, faltó profundidad.

Los ucranianos abrieron el marcador con Gladkiy. El delantero culminó libre de marca una buena jugada colectiva. Estaban tan contentos los de Lucescu que el portero Pyatov atravesó todo el campo para besar al goleador Gladkiy, que también marcó el segundo, de cabeza.

Sylvinho, con un chut desde fuera del área, parecía animar al equipo catalán, pero la inercia duró bien poco. Fernandino, a la media hora del segundo tiempo, volvió a aumentar distancias. En los últimos minutos, el partido se animó. Busquets marcó y los ucranianos se aplicaron con dureza. No hubo tiempo para más. El Barça volvió a perder tras 20 partidos.