Publicado: 29.05.2015 21:52 |Actualizado: 30.05.2015 17:20

El Camp Nou se prepara para una final de Copa entre pitos y estelades

Numerosas asociaciones hacen un llamamiento para llenar el estadio del Barça de banderas independendistas y silbar al rey Felipe VI y al himno español antes del partido. Pese a las advertencias del Gobierno surgen muchas dudas hacia cómo
y quién podría ser sancionado por tales acciones.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Cientos de esteladas en el Camp Nou en un Barça-Real Madrid.

Cientos de 'estelades' en el Camp Nou en un Barça-Real Madrid.

Asociaciones y colectivos catalanes han hecho un llamamiento para que la final de Copa del Rey de este sábado (21:30 horas) en el Camp Nou entre el Barcelona y el Athletic de Bilbao traspase las fronteras del deporte y se convierta en el escenario idóneo para apoyar las reivindicaciones históricas tanto de Catalunya como de Euskadi.

Por un lado, se quiere aprovechar la ocasión para reivindicar que Catalunya quiere ser un estado libre e independiente acudiendo al estadio con estelades y gritando ¡Independencia!. Y por otro, se anima a expresar de manera sonora el desacuerdo tanto con la presencia de Felipe VI en el palco del estadio barcelonés como la interpretación del himno español. Acción que quieren extender también a la afición vasca.



Miles de silbatos contra el rey y el himno español

La asociación Catalunya Acció y otras entidades como CADCI, Sobirania i Progrès, International Comission of European Citizens (ICEC), Fundació President Macià; Ara o Mai!, Catalunya diu Prou, Casal per la Llibertat ila Independència de Catalunya (CLIC), Societar Catalana de Lliure Opinió (SOCALL), Moviment de Cultura Popular 'El Socrat' y Units per Declarar la Independència de Catalunya (UPDIC) han elaborado el "Manifiesto por la pitada al himno español ya Felipe de Borbón", en el que expresan su deseo de "dejar de ser súbditos del Reino de España para convertirnos únicamente en ciudadanos de una Catalunya independiente".

Catalunya Acció y otras entidades piden que se "manifieste sonoramente el desacuerdo, tanto por la presencia del monarca como por la interpretación del himno español

Por ello, proponen que cuando el rey Felipe VI "haga su aparición en el palco del estadio mientras suenan los acordes de la Marcha Real los asistentes al partido en el estadio y los que no también" manifiesten "sonoramente su desacuerdo, tanto por la presencia del monarca como por la interpretación del himno español, que seguramente acompañarán también los seguidores vascos". Para hacer más sonora la protesta repartirán miles de silbatos a partir de las 20 horas en uno de los accesos del Camp Nou. 

Ante las advertencias por parte del secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, de que pitar el himno español conllevaría sanciones, los firmantes del manifiesto dejan claro que "silbar ante el abuso y la tiranía que ejerce el gobierno español contra Catalunya no es ninguna falta de respeto; todo lo contrario, es una muestra de respeto hacia uno mismo y sobre todo una muestra de dignidad y coraje de los catalanes gracias a la que todavía existimos como catalanes y volveremos a recuperar nuestra independencia".

 

'Estelades' y gritos de ¡Independencia!

Por su parte, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y la Plataforma ProSeleccions Deportivas Catalanas han hecho un llamamiento para que los aficionados que asistan a la final de Copa del Rey "aprovechen el eco del partido para reivindicar que Catalunya quiere ser un estado libre e independiente". Por este motivo, piden que "todo el que pueda lleve una estelada en el estadio para desplegarla y, como ya es tradicional en los partidos que el Barcelona juega en el Camp Nou, los aficionados llamen "Independencia!" cuando termine de sonar el himno español y al minuto 17:14 de cada parte (en alusión al año 1714)". E insisten en "animar a los aficionados catalanes a reivindicar libertad de nuestro pueblo de manera deportiva y pacífica, que es la seña de identidad de nuestro carácter".

El Barcelona ha pedido que se "respete formalmente los himnos y las instituciones", pero advierte de que "no puede imponer comportamientos"

El Barcelona, por medio de su vicepresidente institucional Carles Vilarrubí, ha asegurado que "institucionalmente" tiene que pedir a todo el mundo que "respete formalmente los himnos y las instituciones", pero advierte de que "no puede imponer comportamientos". El club ha recibido una carta firmada por el secretario de Estado de Seguridad en la que "conmina" al Barça para que "no haya alteraciones que puedan afectar a los símbolos del Estado".

Encuentro entre el lehendakari y el president catalán

Horas antes del partido de fútbol tendrá lugar un encuentro entre el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Urkullu visitará, a partir de las 12.00 horas, la zona Athletic Hiria, donde se concentrarán los aficionados rojiblancos. Asimismo, a partir de las 19.30 horas, el mandatario vasco mantendrá un encuentro con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, en el Palacio de la Generalitat. Después, ambos mandatarios acudirán al Camp Nou para asistir a la final.

¿A quién se puede sancionar si se pita el himno? 

Ante estas reclamaciones, cabe hacerse la pregunta de qué consecuencias podría tener una pitada masiva al rey y al himno español. El pasado miércoles el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, advirtió de que la Comisión Antiviolencia estudiaría la posibilidad, legislación vigente en mano, de imponer sanciones "si se dan hechos contrarios al ordenamiento jurídico" en la final de Copa. Es decir, si se pita el himno español.

¿Cómo se sanciona una pitada al himno?, ¿a quién se castiga?, ¿a la Federación por ser la organizadora?, ¿al Barcelona por ser propietario del Camp Nou aunque lo ceda para la final?, ¿a los espectadores, si se identifican?

Sin embargo, en la práctica se plantean numerosas dudas sobre la opción real de imponer algún tipo de sanción. Y es que nos encontraríamos ante un caso para el que no existe ningún precedente. Y las preguntas al respecto son muchas. ¿Cómo se sanciona una pitada al himno?, ¿a quién se castiga?, ¿a la Federación por ser la organizadora?, ¿al Barcelona por ser propietario del Camp Nou aunque lo ceda para la final?, ¿a los espectadores, si se identifican?, ¿a los dos clubes como responsables de las aficiones?...

Las vías legales que se podrían usar son dos. La habitual es el Código Disciplinario de la RFEF. En su artículo 15 se recoge la responsabilidad del club organizador del partido. En un partido de Liga no habría discusión pero en la final de Copa el Barcelona cede tanto el estadio como cualquier responsabilidad a la Federación Española de Fútbol. ¿Entonces? Si se sanciona al ente federativo sería el Juez Único de Competición, que depende de la propia Federación, el que debería sancionar.

El Código Disciplinario recoge que una sanciones podrían ser una inhabilitación para ocupar cargos públicos en la organización deportiva de hasta cinco años. ¿Y a quién se impone esa sanción? ¿A Ángel María Villar como presidente de la RFEF? También existe la opción de la clausura del estadio de entre cuatro partidos a una temporada ¿Y si se cierra el Camp Nou qué parte de culpa tiene el Barcelona cuando tiene cedido su recinto?

Habría que identificar a los aficionados

Si miramos a los espectadores, las opciones se simplifican si se identifican claramente a aquellas personas que silben el himno. Si no es así, cabría la opción de acogerse a las sanciones monetarias contempladas a los clubes por haber permitido la venta de entradas a esos aficionados y que llegarían hasta los 90.000 euros. Si los pitos proveniesen de un sector muy delimitado y donde se ubicarían los aficionados de uno de los dos equipos, entonces la sanción se impondría a ese club. Algo similar ocurriría si se exhiben pancartas, emblemas o leyendas que inciten al odio, a la violencia o al racismo.

La otra vía legal sería acogerse a la Ley contra la Xenofobia, Intolerancia y Racismo en el Deporte. En esta norma se especifica tanto los cánticos como la exhibición de símbolos que "inciten a la violencia, al terrorismo o a la agresión en los recintos deportivos" o que "constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo".

Pero se vuelven a plantear las mismas dudas que anteriormente. A la hora de valorar las sanciones, recogidas en el artículo 21, pueden ir hacia "las personas organizadoras de competiciones y espectáculos deportivos". En ese caso, ¿propondría la Comisión Antiviolencia una sanción contra la Federación? Si la sanción se considera muy grave podría acarrear una multa de hasta 650.000 euros, la inhabilitación para organizar eventos deportivos de hasta dos años o la clausura del estadio por dos años. En el caso de sancionar a los aficionados tendría que darse la premisa que esas personas fueran identificadas. De ser así se les podría prohibir la entrada a estadios o imponerles trabajos sociales.