Público
Público

El campeón de la Europa League tendrá una plaza en la Champions

Berlín acogerá su primera final de Champions en 2015 y Varsovia la de la Europa League. La UEFA endurece su política contra el racismo y el dopaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ganador de la Europa League competirá en la Liga de Campeones de la siguiente campaña a partir de la temporada 2015-16, según ha asegurado una fuente de la UEFA este jueves.

La decisión, aprobada en la reunión del Comité Ejecutivo de esta semana en Londres, se dará a conocer en el congreso anual de la UEFA de este viernes. La medida se ha tomado tras meses de discusiones entre los mejores clubes de Europa en la Asociación de Clubes Europeos (ECA) y los dirigentes de la UEFA, entre ellos el presidente del organismo, el francés Michel Platini, con el objetivo de aumentar el prestigio de la segunda competición europea de clubes.

El secretario general de la UEFA, Gianni Infantino, se negó a comentar el cambio planificado durante una conferencia de prensa este jueves. 'Ha habido discusiones sobre la Europa League y se necesitan algunos cambios en la competición', dijo. La Europa League, Copa de la UEFA hasta la campaña 2009-10, recibe actualmente a los ocho clubes que terminan tercero en la fase de grupos de la Liga de Campeones, que entran directamente en los octavos de final de la Europa League, como ha sucedido con el actual campeón, el Chelsea.

Lo que sí ha trascendido es la designación de la UEFA de Berlín como sede de la final de la Liga de Campeones en el año 2015, mientras que en Varsovia se disputará la final de la Europa League ese mismo año. Con dos equipos alemanes, Bayern de Múnich y Borussia Dortmund, que jugarán la final de la Liga de Campeones este sábado en Wembley, se ha dado a conocer que la capital alemana albergará por primera vez una final europea y será en el Estadio Olímpico de Berlín, sede de los Juegos Olímpicos de 1936 y de la Copa del Mundo de 2006.

Las ciudades alemanas que se han utilizado previamente para albergar finales de 'Champions' han sido Múnich, en 1993, 1997 y 2012, y Gelsenkirchen, que fue el escenario de la final de la Liga de Campeones en el año 2004. Dortmund y Hamburgo han sido por su parte sedes de la Europa League.

Polonia, que organizó junto con Ucrania la Eurocopa 2012, nunca ha sido escenario de una final de este tipo, pero una vez renovado el Estadio Nacional de Varsovia, para el torneo continental de selecciones del pasado año, albergará la final de la Europa League el próximo 2015. Lisboa albergará en 2014 la final de la 'Champions', mientras que la final de la Europa League se disputará en Turín.

Además, el Comité Ejecutivo de la UEFA ha aprobado medidas de efecto inmediato encaminadas a endurecer su política contra el racismo y la violencia en los estadios y contra el dopaje en el fútbol. Ha acordado una sanción mínima de diez partidos para conductas racistas protagonizadas por jugadores o técnicos. En caso de que los comportamientos discriminatorios procedan del público, se cerrará parcialmente el estadio si se trata de una primera infracción, y totalmente en las siguientes, junto con una multa de 50.000 euros. Estas medidas entrarán en vigor la semana que viene, el día 1 de junio.

Las sanciones también se endurecen en caso de insultos a los árbitros: la suspensión mínima pasa de dos a tres partidos; y de agresión, que será como poco de quince partidos, en lugar de los diez vigentes ahora. Además, la UEFA podrá tomar la iniciativa sancionadora en caso de que una de sus federaciones asociadas no castigue de forma apropiada 'ofensas que dañen la esencia del fútbol, y en particular el amaño de partidos, la corrupción y el dopaje'.

El Ejecutivo ha eliminado, asimismo, cualquier periodo de prescripción para los casos de corrupción, soborno y adulteración de apuestas, de modo que podrán ser sancionados en cualquier momento. Respecto a su política antidopaje, la UEFA comenzará a hacer 'algunos' controles de sangre a partir de la próxima temporada en las competiciones europeas, además de los habituales de orina. Hasta ahora solo se tomaban muestras sanguíneas en la fase final de la Eurocopa.

Igualmente, la UEFA acometerá una investigación para medir de forma retrospectiva el perfil esteroideo de casi 900 jugadores que han participado en sus competiciones desde 2008, con el fin de identificar el posible uso de esteroides. Será un estudio anónimo, cuyos resultados en ningún caso derivarán en sanciones por dopaje. Según las conclusiones a las que llegue, se planteará la posibilidad de imponer un pasaporte biológico con el perfil esteroideo.