Público
Público

El campeón llega lanzado a la Copa

El Real Madrid parte con el cartel de favorito pero se topa para empezar con el Barça, el único equipo que le ha ganado en Liga. "Para ganar la Copa hay que jugar tres finales", medita Laso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dentro del Real Madrid todos prefieren sacudirse la condición de favoritos en el torneo que arranca hoy en Vitoria. Pero los números están ahí y la trayectoria del conjunto blanco tanto en la Liga Endesa como en la Euroliga, así como el juego que está desplegando esta temporada no dejan lugar a dudas.   

Los de Pablo Laso se mantienen líderes indiscutibles del campeonato doméstico, con 19 victorias de 20 posibles. En el Top 16 europeo se mantiene como único equipo imbatido y las apuestas ya le sitúan como favorito para hacerse con el trofeo en la Final Four de Londres. Además, el equipo llega después de haber cosechado dos victorias importantísimas. En Europa doblegó al CSKA de Moscú en casa en un trepidante partido y el pasado fin de semana asaltó uno de los fortines que se le resistía en los últimos tiempos, el Bilbao Arena de Miribilla, donde se impuso además por 20 puntos de diferencia sin Rudy Fernández y con Jaycee Carroll desaparecido.

Estos dos triunfos han elevado aún más las expectativas sobre el papel de los blancos en Vitoria, que arrancan la defensa del título precisamente ante el conjunto azulgrana en lo que se supone una final anticipada. El año pasado los blancos sorprendieron ganando la final en el Palau Sant Jordi, pero en esta temporada el de Xavi Pascual ha sido el único equipo capaz de doblegar al Madrid en Liga.   

En aquel partido Juan Carlos Navarro fue el verdugo blanco con 33 puntos y el estado físico con el que llegue al partido de esta tarde será un factor determinante en el resultado final después de recuperarse a contrarreloj de una elongación del músculo bíceps femoral de la pierna derecha. 'Nadie hemos dudado de que Navarro iba a estar', afirmaba Pablo Laso sobre la participación del escolta, del que siempre desconfía. 'Sería un error muy grande por nuestra parte pensar que en partido de este tipo la gente no va a intentar dar el máximo', recalcaba en la rueda de prensa previa.

Jaycee Carroll, por su parte, apunta la dificultad que supone defender a un jugador de la calidad de Navarro: 'Sabemos que no vamos a pararle, pero tenemos que hacer que las cosas sean difíciles para él. No podemos dejar que corra, está muy 'enchufado', en el partido de Liga Endesa metió todas. Tenemos que ponerle las cosas difíciles'.

Ante la tremenda dificultad del rival y conscientes del formato copero, en el equipo blanco no se plantean pensar ya en el domingo. 'La Copa es un torneo en el que el jueves es una final. El año pasado lo vivimos contra el Fuenlabrada y ahora contra el Barça. El nivel de motivación y concentración del equipo tiene que ser muy alto en este torneo', recalca el técnico madridista.

Laso prefiere fijarse en cómo se encuentra el equipo de cara al choque del Barcelona que en atender a los que les cuelgan el cartel de favoritos: 'Por nuestra trayectoria nos hemos ganado el derecho a que mucha gente nos considere favoritos pero, dentro del vestuario tenemos, claro que ganar la Copa implica vencer en tres finales y eso hace imposible aventurar quién es el favorito o quién va a ganar. A partido único puede pasar cualquier cosa'.

Sensación en la que coincide Felipe Reyes, que sostiene que 'si nos dan como favoritos es para quitase presión los demás equipos'. Y sobre todo recalca que el formato del torneo no da lugar a la respiración: 'Estamos jugando muy bien pero en la Copa llegas, haces mal partido y te vas a casa. No hay que sentirse superior a nadie'. Y con respecto al Barcelona, pese a que no está cuajando una buena temporada, está convencido de que 'va a mostrar su mejor cara'.

Por tanto, la Copa arranca con un duelo de máxima rivalidad. Entre los dos grandes del baloncesto nacional. Con un Barça que buscará revancha y con un Madrid que, sin confianzas, parte con todas las bendiciones y que tiene el reto de reeditar el título y mantener su hegemonía en la competición, de la posee 23 títulos.  Pero otros seis equipos pelearán por dar al traste con los pronósticos, sobre todo el Caja Laboral, que jugará con el tremendo apoyo del público del Buesa Arena.