Publicado: 11.11.2016 11:19 |Actualizado: 11.11.2016 11:19

Los campeones de la NBA visitan
la Casa Blanca ¿por última vez?

Obama recibe a los Cleveland Cavaliers de LeBron James justo después de reunirse con Trump. La victoria del magnate ha provocado rechazo en la NBA y podría propiciar que el año que viene no hubiera recepción.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente de EEUU, Barack Obama, recibe a los Cleveland Cavaliers, vigentes campeones de la NBA. /REUTERS

El presidente de EEUU, Barack Obama, recibe a los Cleveland Cavaliers, vigentes campeones de la NBA. /REUTERS

WASHINGTON.- El presidente Barrack Obama recibió ayer en la Casa Blanca por tercera vez durante su mandato al alero estrella LeBron James como campeón de la NBA, en esta ocasión al frente de los Cavaliers de Cleveland.

Anteriormente lo había hecho cuando James jugaba con los Heat de Miami y ganaron el título las temporada del 2012 y 21013, mientras que los Cavaliers se convierten en el sexto equipo que Obama recibe como campeones de la NBA durante sus ocho años de mandato. Los Ángeles Lakers y los Heat de Miami repitieron títulos, mientras que también lo ganaron los Mavericks de Dallas, Spurs de San Antonio, Warriors de Golden State y los propios Cavaliers.

La de ayer fue la última ocasión en la que Obama recibió a un campeón de la NBA y ahora todo el mundo se pregunta si la costumbre se repetirá el año que viene. Y es que los jugadores de la NBA se decantaron durante la campaña electoral por la candidata demócrata Hillary Clinton y tras constatar la victoria de Donald Trump expresaron su rechazo. Por eso, la hipótesis de que el próximo campeón de la NBA no acuda a la Casa Blanca es más que plausible.



La ceremonia entre los campeones de la NBA y el primer mandatario negro en la historia del país tuvo lugar en el South Lawn, un jardín en las afueras del recinto presidencial. Precisamente, la visita de los Cavaliers se produjo justo después de la reunión mantenida por Obama y Donald Trump en la primera toma de contacto entre ambos para iniciar el traspaso de poderes.

Obama, el cuadragésimo cuarto presidente de la nación y fiel aficionado del baloncesto, aprovechó que los Cavaliers ya tenían programado jugar en la capital americana contra los Washington Wizards este viernes y les envió la invitación.

El ala-pívot Kevin Love fue el encargado de entregarle a Obama una camiseta de los Cavaliers con el número 16, mientras que el mandatario de nuevo alabó la manera como el equipo reaccionó para ser los campeones de la NBA. "Eso es lo que hay que hacer, el ejemplo de los Cavaliers que lucharon en los momentos más difíciles para luego conseguir la victoria", destacó Obama en la ceremonia, en al que también alabó con humor las virtudes de cada uno de los jugadores del equipo campeón.

Indirecta a Trump con el origen de Tyronn Lue

Obama también se encargó de alabar el origen 'mexicano' del entrenador de los Cavaliers, Tyronn Lue, durante uno de los muchos momentos cargados de buen humor que tuvo la recepción oficial. "Tyronn Lue es el orgullo de México, Missouri", afirmó Obama. Aunque Lue no es mexicano, nació en México, una ciudad pequeña en la parte oriental del estado de Missouri. La referencia de Obama fue una indirecta que le dejó a Trump, que durante su campaña electoral utilizó todo tipo de mensajes despectivos y amenazas contra la inmigración ilegal y México.

Obama ha sido el primer presidente desde Ronald Reagan
que cada año de los ocho que ha durado su presidencia ha ofrecido la recepción en la Casa Blanca a los campeones de la NBA.

El presidente también definió a James como uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos, pero volvió a defender el legado de Michael Jordan y los Bulls de Chicago, del que es un ferviente seguidor. "Al ganar a los Warriors lograron que los Bulls de 1996 siguiesen siendo el mejor equipo de todos los tiempos por lo que el presidente les está agradecido", bromeó Obama.