Público
Público

Capello también se arrepiente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A los 65 años, Capello recuerda lo que una vez le dijo su mujer: 'Fabio, nunca vemos las fotos de los viajes'. Un mensaje que vale para comprender a un hombre práctico, que estudio Geometría y que no tiene sed de nostalgia. Por eso nunca se distrae pensando en el éxito y acepta sin miedo el error, porque 'siempre se puede rectificar'. Lo demostró en el Madrid cuando condenó a Beckham tras anunciar su marcha a Los Ángeles. Al final, le levantó el castigo y lo convirtió en un futbolista capital en aquel título. Un triunfo de Capello al que no le importó pedir perdón. 'Yo no soy un hombre vulgar, pero eso no quiere decir que no me equivoque'.

Capello también acepta que es un tipo extraño. No le gustan las camisas blancas y odia los calcetines cortos. 'Cuando un hombre cruza las piernas y enseña el borde de los calcetines y los pelos de las piernas me duelen los ojos'. Con Darrent Bent (1984), el delantero del Aston Villa, no tiene ese problema. Lleva las piernas depiladas. Pero cuando le mira a los ojos le persigue algo peor: la sombra del error.

Bent marcó 25 goles con el Sunderland, pero el italiano no le llevó a Suráfrica

Antes de Suráfrica 2010, Bent jugaba en el Sunderland, donde anotó 25 goles. Sin embargo, Capello eligió a Defoe, que sólo hizo tres, para acompañar a Rooney. La tristeza no resignó a Bent. Amante de los tatuajes, nada más enterarse de la lista, en medio de un atasco de tráfico, fue a ver al chico de North London, quien le ha hecho todos. Allí le pidió que dibujase en su cuerpo las iniciales KTF (Keep the faith): creer, tener fe, anotar, golear.

Desde entonces ha pasado más de un año. Capello sigue siendo un hombre extraño. Quizá una parte de él siempre se acordará de Maquiavelo. A veces no se puede, como esta tarde que, debido al partido, se perderá la boda de su hijo menor Pierfilippo en Milán.

Pero el banquillo es otra cosa. 'Todos intentamos ser maquiavélicos cuando hacemos un equipo'. Por eso la edad le ayuda a reconocer los errores y, al fin, ha encontrado para Bent el lugar que no le supo dar en Suráfrica. El delantero sigue intacto en el área. La diferencia es que ahora juega en el Aston Villa, que lo fichó en enero. Costó 21 millones de euros, pero la amenaza del descenso lo justificaba. Bent pidió el traspaso. A través de Twitter, los hinchas del Sunderland le desearon 'una muerte dolorosa'.

Es un futbolista de biografía inestable: ha jugado en miles de sitios

No fue fácil porque Bent es un futbolista de biografía inestable. Ha jugado en miles de sitios: Ipswich, Charlton, Tottenham La crónica fue más angustiosa cuando Houllier, el memorable entrenador de Aston Villa, dejó el cargo por un problema cardíaco. Houllier le había ayudado de veras. Pero a los 27 años, el delantero es hombre maduro. Volvió a la selección y marcó ante Suiza para la memoria de Wembley.

Capello le aplaudió en voz alta, así que ahora depende de Bent. Si es algo más que un futbolista de club, colonizará la plaza de Rooney, sancionado para los tres primeros partidos de la Eurocopa. Pero el examen sólo ha empezado. Y si hace falta Capello encontrará competencia para Bent entre los futbolistas más jóvenes. No sólo amenaza la gente vieja. También la nueva como Sturridge o Welbeck, que estarán ahí ante España.