Público
Público

Atletismo La capitana Beitia no falla: medalla número 15 (plata)

Con una marca de 1,94, la saltadora se convirtió en la atleta con más medallas de la historia en unos Europeos en pista cubierta al conseguir la sexta (cuarta de plata) con un salto de 1,94 metros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Beitia Ruth, la lituana Airine Palsyte y la ucraniana Yuliya Levchenko posan con sus banderas nacionales tras la final de salto de altura en el Europeo de Atletismo en Pista Cubierta, en Belgrado, Serbia. EFE/EPA/SRDJAN SUKI

Ruth Beitia, campeona olímpica de altura, volvió a ser en Belgrado la atleta infalible, capaz por sí sola de enderezar el rumbo del equipo español con una nueva medalla, esta vez de plata, que eleva a 15 el número de sus preseas internacionales en categoría absoluta.

Sigue escribiendo la historia. Este sábado, con una marca de 1,94, Beitia se convirtió en la atleta con más medallas de la historia en unos Europeos en pista cubierta al conseguir la sexta (cuarta de plata) con un salto de 1,94 metros.

La victoria fue para la lituana Airiné Palsyte, líder mundial del año con 2,00, que se quedó sola en 1,96 y luego superó los 2,01, el mejor salto de su vida, mientras que la ucraniana Yuliya Levchenko se colgó el bronce con la misma marca que Beitia.

La capitana española ya tiene en sus vitrinas un oro, cuatro platas y un bronce en continentales bajo techo y eleva a 15 su colección de preseas internacionales en categoría absoluta, sin contar con el oro europeo sub-23.

Once años mayor que la segunda en la lista de edades de las finalistas, Beitia, segunda en el ránking mundial del año con 1,98, peleaba hoy con 37 años por su sexta medalla europea en pista cubierta en su séptima final en un torneo que ya le había dado un oro (Gotemburgo 2013), tres platas y un bronce.

"Ha ganado la mejor", reconoció Beitia

"Ha ganado la mejor", reconoció Beitia, que brindó la medalla a su hermano José por su cumpleaños. A una mañana negra para el atletismo español, con cinco eliminados (Ángel David Rodríguez en 60, Borja Vivas y Carlos Tobalina en peso, Miguel Ángel Sancho en altura y Juliet Itoya en longitud), sucedió una tarde brillante.

La segunda gran noticia para España fue el segundo puesto provisional del alicantino Jorge Ureña, plusmarquista español y líder mundial del año en el heptatlón con 6.249 puntos, que sumó 3.446 puntos, sólo por detrás del subcampeón olímpico, el francés Kevin Mayer (3.571).

Ureña se puso al frente de la combinada con su victoria en la primera de las siete disciplinas, los 60 m vallas, con el segundo mejor registro de su vida (6.94). A continuación Ureña saltó 7,37 en longitud (903 puntos), lejos de los 7,62 que ha logrado este año, y descendió al quinto lugar en la general. En peso hizo récord personal con 14,24 y se puso cuarto, y acabó con 2,10 (marca personal) en altura para cerrar la jornada segundo con 3.446 puntos, exactamente como el día de su récord (6.249).

El barcelonés Marc Alcalá, recalificado el viernes para la final de 1.500, se quedó a las puertas de la medalla, cuarto en su primera final internacional en categoría absoluta con un tiempo de 3:46.36, mientras el tarraconense Llorenç Sales acabó noveno con 3:48.56.

Fue una final atípica con once atletas por la recalificación de Marc Alcalá y del irlandés John Travers, los perjudicados por ese segundo disparo en su serie de semifinales que les indujo a pararse porque pensaron que se había anulado la salida.

Los cuatro españoles seleccionados en 800 (esther Guerrero, Kevin López, Álvaro de Arriba y Daniel Andújar) se metieron en las finales. Los chicos protagonizaron, además, la gesta inédita de otorgar a España tres plazas en la final de 800 metros. "Por qué no soñar con el oro para uno de los tres", se preguntaba De Arriba, que marcó el mejor tiempo de todos (1:48.36).

Para Esther Guerrero, que hizo una semifinal acorde con su apellido, será la primera final internacional de su vida. No sabe lo que es hacer tres carreras seguidas y asegura que no se dejó nada para mañana.

Menos satisfecha estaba Ana Peleteiro pese a su quinto puesto en la final de triple con un salto 14,13, a 11 centímetros del bronce

Menos satisfecha estaba la gallega Ana Peleteiro pese a su quinto puesto en la final de triple con un salto de 14,13, a 11 centímetros del bronce. Llevaba cuatro años sin superar los 14 metros, desde que se proclamó campeona mundial júnior en Barcelona 2012, y aquí los ha alcanzado dos veces, incluido un récord personal con 4,20 en la calificación.

La jornada concluyó para España con la final masculina de 400, en la que el toledano Lucas Búa y el tinerfeño Samuel García se clasificaron quinto y sexto, con igual marca de 46.74. El checo Pavel Maslak obtuvo su tercer título consecutivo con la mejor marca continental del año (45.77).

El reparto de calles por los resultados de las semifinales complicó el trabajo de los españoles, que partieron por las peores: Samuel por la primera, Lucas por la segunda. El toledano arriesgó en busca de una buena colocación al paso por el 200 pero se desgastó en exceso y se quedó sin fuerzas para los últimos metros, mientras que el canario, más conservador, terminó más fuerte, a punto de cazar a Lucas. "Con estos animales que van tan rápido correr por las calles interiores es muy difícil", comentó Samuel.