Público
Público

La carambola de Villar la hizo Putin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Su discurso fue deslavazado, cargado de latiguillos y con continuas apostillas que le dieron un aspecto de improvisado. Su imagen, desenfadada, con las gafas en la punta de la nariz y echándose la mano izquierda a un bolsillo que nunca llegó a encontrar. Sin formalismos, como quien se sabe con la confianza suficiente como para no guardarlos. Villar no se anduvo con rodeos y tuteó a sus 21 'amigos' del Comité Ejecutivo de la FIFA.

La Candidatura Ibérica llegó a Zúrich pensando que en la primera votación tendría entre ocho y nueve votos, pero se quedó en siete. Es decir, que, descontando el de Villar, o bien uno de los tres suramericanos o uno de los cuatro votos pactados con Qatar que optaba y se llevó el Mundial 2022 se quedó por el camino. Además, es fácil suponer que ni el turco ni el coreano ni el guatemalteco votaron por la Candidatura Ibérica, sino que, al igual que Platini y Beckenbauer, se decantaron claramente por Rusia.

'Ya está bien de que todo el mundo nos difame y calumnie', dijo Villar ante sus 'amigos' de la FIFA, en clara a alusión a los medios de comunicación ingleses. Sin querer o sin medir bien lo que hacía, el presidente de la FEF jugó en contra de sus intereses, pues el castigo al que el Comité Ejecutivo sometió a los ingleses acabó siendo perjudicial para la Candidatura Ibérica, que contaba con que en la primera votación cayera Bélgica y Holanda y rescatar así los votos necesarios para lograr mayoría absoluta en la segunda, siempre y cuando Blatter se abstuviera, algo que tampoco ocurrió.

Del mismo modo que en Copenhague a Madrid le perjudicó la caída de Chicago a la primera, a España y Portugal le condenó el golpe de castigo a Inglaterra y de ahí que Rusia arrasara en la segunda votación. Además, es de suponer que Putin sabía que su país iba a ganar, pues antes de que se realizara la votación se filtró vía twitter que el presidente ruso iba a desplazarse a Zúrich.

'Vamos a ir a nuevas tierras', dijo Blatter. Al igual que ocurrió con Madrid 2016, derrotada por Río y su famoso mapamundi, la FIFA podía haber avisado antes de que su único objetivo es abrir nuevos mercados.