Publicado: 28.05.2015 18:08 |Actualizado: 28.05.2015 18:08

Cardenal: "Me gustaría que el presidente catalán y el lehendakari pidieran respeto hacia el himno"

El secretario de Estado para el Deporte considera que pitar el himno español en la final de Copa es "la acción más antidemocrática que existe" y responde a Ada Colau: "No es justo comparar los comedores sociales con la Fórmula 1".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Miguel Cardenal saluda a Luis Rubiales, presidente de la AFE. /EFE

Miguel Cardenal saluda a Luis Rubiales, presidente de la AFE. /EFE

MADRID.- El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, aseguró que le gustaría que "el presidente de la Generalitat, que el alcalde de Barcelona, que el alcalde de Bilbao o que el lehendakari salieran a pedir respeto hacia los símbolos del Estado del que forma parte las instituciones que presiden" antes de la disputa de la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club y el Barcelona por una posible pitada al himno nacional.

"Si yo fuera afín a alguna de estas reivindicaciones de tipo territorial", afirmó Cardenal en el desayuno informativo organizado este jueves por Europa Press, "sería el primero que demandaría que no se llevara a cabo". "Lo último que quiero es que alguien las apoye con la acción más antidemocrática que existe", dijo en referencia a una posible pitada del himno español por parte de los aficionados que este sábado acudan al Camp Nou.



El presidente del Consejo Superior de Deportes consideró incomprensible que se discuta que el Comité Antiviolencia pueda llegar a sancionar a los clubes y al organizador de la competición -la Real Federación Española de Fútbol- si se produjera una pitada el día de la final. "Lo que debería extrañar es lo contrario", declaró. Miguel Cardenal apeló durante su intervención al "respeto" y aseguró que una ofensa a los símbolos e instituciones del Estado "no tiene ningún sentido ni ninguna justificación". "Hay que tratar de evitarlo", subrayó. "En una sociedad democrática silbar a los símbolos no es razonable, no tiene ningún sentido", sentenció.

Contestación a Ada Colau

Cardenal también quiso responder a las declaraciones de Ada Colau, candidata a la alcaldía de Barcelona, que se preguntó si "la prioridad es garantizar becas comedor con 4,5 millones o destinar 4 millones a la Fórmula 1". Algo que, para el presidente del CSD,  "no es justo comparar una cosa con otra".

"Esta no es la manera de medirlo. El deporte es una inversión y, por ejemplo el fútbol, genera una importante riqueza que nos permite ser solidarios en muchas otras causas. Para mí no es justa esa comparación, ni corresponde una cosa con la otra". Cardenal calificó como "reducción empobrecedora" comparar la Fórmula 1 con los comedores sociales. "Trabajemos juntos por las sinergias", sentenció.

Prefiere no hablar de Villar

Cardenal también fue preguntado por sus relaciones con el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, aunque declinó hacer cualquier comentario al respecto pese a que son de sobra conocidas sus discrepancias y desencuentros. También rechazó haberse sentido "amenazado" por la FIFA tras la queja que envió la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a la UEFA y al ente que rige el fútbol mundial al considerar que el Consejo Superior de Deportes realizó una "intromisión ilegítima" en materias reservadas al fútbol español.

"Mantenemos un diálogo fluido con las otras federaciones y con la FIFA. No me he sentido amenazado por la FIFA. Ellos han sido conscientes de cuál era la postura del Gobierno español", indicó.

En relación al escándalo de corrupción en la FIFA, tras la detención de siete de su miembros este miércoles en Suiza, Cardenal dijo que hay una cosa que le "preocupa". "No creo que mi opinión sea relevante en este asunto porque la FIFA es una federación mundial y no tenemos opinión sobre las vicisitudes internas que puedan atravesar", indicó.

"Que esto sirva para zanjar un debate que está alejado de la realidad. El trabajo habitual de las federaciones no tiene nada que ver con amparar prácticas como las que ahora mismo están siendo cuestionadas", advirtió.