Diario Público
Diario Público

Carolina Marín recoge el oro con el himno español del franquismo

La campeona mundial de bádminton recibe el título al compás de la Marcha Real con la letra que José María Pemán escribió a Miguel Primo de Rivera en 1928

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:
Carolina Marín al recoger la medalla de oro. - REUTERS

Carolina Marín al recoger la medalla de oro. - REUTERS

MADRID.- Carolina Marín se tira al suelo emocionada. No es para menos. Acaba de convertirse en campeona del mundo de bádminton por segundo año consecutivo. La española superó en una hora, después de una gran remontada en el segundo set, a la india Saina Nehwal para convertirse en la primera jugadora no china en reeditar el oro en un Mundial.

Faltaba la foto en el podio para inmortalizar un triunfo histórico. Todo bien, hasta que llegó el momento de los himnos. Con Carolina, ya con la medalla en su poder y con la bandera española atada a la cintura, subida a lo más alto del pedestal empezó a sonar la música de la Marcha Real... con letra.

Los organizadores del torneo, celebrado en Yakarta, incluyeron a los compases tantas veces tarareados la letra que el escritor gaditano José María Pemán escribió en 1928 para Miguel Primo de Rivera y que se utilizó durante los 40 años de la dictadura franquista. La campeona española, algo sorprendida, aguantó encima del podio sin perder la sonrisa. 

La Federación Mundial de Bádminton y el organizador local del TOTAL BWF Campeonatos del Mundo han pedido disculpas por el "desafortunado error".

Contador se coronó en el Giro de 2011 también con el himno de Pemán; en 2009 el Tour se equivocó y puso en su honor el de Dinamarca

No es la primera vez que ocurre. Al ciclista Alberto Contador le pasó lo mismo en Milán en 2011 cuando, durante la entrega del trofeo que le coronaba como campeón del Giro, sonó el himno español con la polémica letra, que dejó de utilizarse con la entrada en vigor de la Constitución. La dirección de la carrera italiana pidió perdón de inmediato.

El corredor de Pinto es un asiduo en esto de los fallos con los himnos. En el Tour de 2009 sonó en su honor el himno de Dinamarca cuando el ciclista madrileño disfrutaba de su victoria en la carrera francesa en el podio de los Campos Elíseos.

El himno de Riego y otros fallos sonados

Estos episodios recuerdan al de la final de la Copa Davis de 2003 entre Australia y España disputada en la Rod Laver Arena de Melbourne. Ante la sorpresa de los jugadores españoles y del entonces secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez Angulo, en el palco de autoridades, un trompetista interpretó el Himno de Riego.

El himno de Riego fue también protagonista durante los prolegómenos de un partido de fútbol en 1967 entre España y Checoslovaquia en Praga. En el estadio, con las dos selecciones formadas en el centro del terreno de juego, sonó el himno de la República en vez de el del régimen franquista que sí ha sonado este domingo en Yakarta. El entonces presidente federativo José Luis Costa protestó airadamente y recibió todo tipo de explicaciones. Los jugadores españoles, que pensaban que era el himno local, se mantuvieron en posición de firmes.

Los jugadores de waterpolo de la selección española tuvieron que tararear el himno tras un "fallo técnico"

En fecha más reciente, el 29 de julio de 2001, el equipo español de waterpolo derrotó a Yugoslavia por 4-2 en la final del Mundial disputada en Fukuoka (Japón). Los jugadores, ya en el podio con sus medallas de oro en el cuello, no imaginaban que durante el izado de la bandera española un "fallo técnico" iba a impedir escuchar por megafonía el himno. Los organizadores, incapaces de subsanar el error, pidieron a los waterpolistas españoles que cantaran "a capela" su himno, lo que hicieron tarareando una letra ficticia.

En otro Campeonato del Mundo, el de balonmano disputado en El Cairo en el verano de 1999, y cuando Iñaki Urdangarín ya era prometido de la infanta Cristina, la selección española escuchó impertérrita el himno de Marruecos en los instantes previos al partido que les debía enfrentar con Argentina. Al tiempo que los jugadores se miraban de reojo puestos en pie, con Urdangarín reservado ese día en la grada, el presidente de la Federación Española, Jesús López Ricondo, saltó a la cancha preso de ira, y con aspavientos y señas intentó sin éxito deshacer el entuerto en la mesa de anotadores.

En el partido de la Liga Mundial de voleibol de 1999 disputado en Winnipeg entre Canadá y España, los organizadores omitieron el himno español antes del choque, aunque intentaron después paliar los efectos de su "lamentable error" con unos obsequios al equipo visitante.

Letra del himno que Pemán escribió para Miguel Primo de Rivera

¡Viva España!
Alzad la frente,
hijos del pueblo español
que vuelve a resurgir.
Gloria a la Patria
que supo seguir
sobre el azul del mar
el caminar del sol.
¡Triunfa, España!
Los yunques y las ruedas
canten al compás
nuevos himnos de fe.
Juntos con ellos
cantemos en pie
la vida nueva y fuerte
del trabajo y paz.