Publicado: 15.02.2014 09:51 |Actualizado: 15.02.2014 09:51

Carolina Ruiz se vuelve a caer en el supergigante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Segunda prueba en los Juegos de Sochi y segunda caída. Más mala suerte no ha podido tener la española Carolina Ruiz en la que es la última participación olímpica de su carrera. La veterana esquiadora partía en primer lugar en la bajada del supergigante pero nada más arrancar el recorrido se tumbó en exceso, tocó con el muslo el suelo nevado y terminó saliéndose del camino trazado. No pudo terminar el supergigante. Idéntica situación que le sucedió el miércoles en el descenso.

La esquiadora de Sierra Nevada, de 32 años, única española que ha ganado un descenso de la Copa del Mundo -el de Meribel (Francia) del año pasado-, compite en Sochi en sus cuartos Juegos Olímpicos. En la zona de meta de Krásnaya Poliana reconoció estar tremendamente triste por su participación, ya que "lo que más duele es que" sabe "que éstos son" sus "últimos Juegos Olímpicos".

"La verdad es que ha sido una sorpresa. Yo he hecho tres puertas y me he ido al suelo. Me he inclinado demasiado y me ha tocado la bota; y enseguida me he caído, algo que suele pasar mucho cuando hay mucha pendiente y la nieve está así. Está buena, está dura, pero siendo muro las primeras puertas tienes que esquiar bien y tienes que hacer las cosas correctamente", explicó la esquiadora de Sierra Nevada.

"No sabía que las demás se habían salido (de las primeras once sólo tres entraron en meta). Sólo las que se salieron arriba algunas y otra aquí abajo. Abajo la nieve está más blanda y no te responde el esquí", comentó.

Carolina Ruiz: "Lo de arriba ha sido un fallo técnico mío, que me inclinado demasiado, y esta pista no perdona""Pero no, no tengo nada que reprochar al marcaje. El marcaje me gustaba mucho, la pista me gustaba mucho. Lo de arriba ha sido un fallo técnico mío, que me inclinado demasiado, y esta pista no perdona", explicó a Efe la andaluza, que negó que la salida en el descenso la haya afectado para esta prueba.

"No, no. Después de lo del miércoles, que fue una decepción, conseguí pasar página. Estaba esquiando bien, muy motivada. Sólo pensaba en esquiar como sé, llegar aquí y luego ver. Después no puedes controlar lo que hagan las demás. Pero he hecho sólo tres puertas. Y nada", declaró.

"Ahora sólo nos queda un descenso (en Crans Montana) y las finales de la Copa del Mundo (en Lenzerheide, asimismo en Suiza), así que ahora habrá que centrarse en esas dos carreras. Y seguir para adelante", explicó Carolina. "Sí, sí, hay que pensar ahora en el Mundial del año que viene. Pero sé que son mis últimos Juegos Olímpicos. Y eso es lo que más duele".

Por su parte, la austriaca Anna Fenninger fue la ganadora de la prueba y se proclamó campeona olímpica de supergigante. Fenninger, de 24 años, que hace tres se proclamó campeona mundial de supercombinada en Garmisch-Partenkirchen (Alemania) se colgó al pecho el oro olímpico tras ser la más rápida en la pista caucásica, de 2.100 metros, con salida a 1.580 y un desnivel de 615, que cubrió en un minuto, 25 segundos y 52 centésimas.

La alemana Maria Höfl-Riesch, que el lunes se había proclamado campeona olímpica de supercombinada, invirtió 55 centésimas más que Fenninger y ganó la plata; por delante de otra austriaca, Nicole Hosp, que marcó un crono de un minuto, 26 segundos y 18 centésimas y ganó la medalla de bronce, la segunda en estos Juegos, después de la de plata que ganó en la prueba mixta.