Público
Público

El carpintero que sólo dice gol

El alemán Klose levanta el vuelo desde su paciencia silenciosa. Si marca, igualará a Ronaldo como máximo artillero de los Mundiales: 15 tantos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¿Tus padres ya se han ido?' A un seleccionador regional del suroeste alemán no le agradaron las trazas de un juvenil larguirucho, frío y de origen polaco. Por entonces, Klose compartía el fútbol con el aprendizaje de la carpintería. Había llegado por la mañana a la concentración y al mediodía ya le estaban largando. No dijo nada. Metió las botas en la bolsa y llamó a sus padres para que fueran a buscarle.

Tampoco abrió la boca cuando Van Gaal, al poco de aterrizar en Múnich, dijo: 'Conmigo, Müller jugará siempre'. El otro puesto en la punta de ataque era para Olic porque le ofecía más presión y más movilidad. Era su tumba en el Bayern. Sus 25 partidos y sus tres goles durante el curso pasado lo confirman. Al contrario que su compañero Mario Gómez, que se rebeló dos veces contra Van Gaal, Klose no tuvo una mala palabra para el holandés. No es su estilo. 'Sé lo que puedo dar, nunca dudo de mí. Son los entrenadores los que deciden si me alinean o no. Yo hago mi trabajo'. Klose es un tipo neutro, no se le conocen ni amigos ni enemigos . Más que hablar, susurra. Igual que en el área, donde tiene las virtudes de los grandes depredadores: se mueve con sigilo, sabe esperar su momento y es letal cuando aparece.

Llegó a Alemania con ocho años y sólo sabía decir gracias. 'Era mejor que el resto de los niños, así que todos querían jugar conmigo y me sirvió para integrarme'. En este Mundial lleva cuatro goles en cuatro partidos con sólo 11 disparos. Villa ha necesitado 27 para sus cinco tantos. Por el delantero español siente una gran admiración: 'Le he seguido de cerca y su fichaje por el Barça habla de su nivel. Tiene remate con las dos piernas, es casi tan completo como Messi'.

'En el Bayern debería jugar con la camiseta de Alemania, quizá me iría mejor', bromeó el goleador que está a un sólo tanto de igualar a Ronaldo como máximo artillero de la historia de los mundiales. En 2002 y en 2006 salió a cinco dianas por Mundial. En este lleva cuatro: 'Estaría bien terminar con seis. Eso significaría que he superado a Ronaldo. Hablé con él al terminar la final del Mundial 2002 y nunca pude imaginar esto de ahora'.

Klose es parco en palabras, pero tiene arrancadas de humor irónico. Después de la victoria ante Inglaterra, el selecionador alemán dio libre a los jugadores para que estuiveran con sus esposas. Le tocó comparecer ante la prensa. Su mujer no había viajado. Le preguntaron qué iba a hacer y miró al jefe de prensa alemán: '¿Tienes un hueco para mí en tu habitución? Menos mal que él también está ocupado, hubiera sido la acción del desesperado'.

Poco antes del Mundial, su ostracismo en el Bayern provocó que se hablara de su vuelta al Kaiserslautern, el club en el que saltó a la fama. Un simple rumor fue suficiente para que los aficionados renanos empezaran a recolectar dinero para pagar su salario. 'No me iré del Bayern. Tengo a uno de los mejores entrenadores del mundo y aprendo cada día de él', zanjó.