Publicado: 23.01.2014 20:47 |Actualizado: 23.01.2014 20:47

El 'caso Neymar' acaba con Rosell

El presidente del Barça deja su cargo acorralado por la presunta apropiación indebida en el traspaso del delantero brasileño el pasado verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como se esperaba, en un día de locos en la ciudad condal, Sandro Rosell ha anunciado su renuncia como presidente del Barcelona. Su relevo lo toma hasta 2016 Josep Maria Bartomeu, el vicepresidente deportivo. "No quiero que los injustos ataques afecten al proyecto de esta junta y por ello presento mi dimisión irrevocable", ha afirmado con semblante serio en relación al caso Neymar.

En una multitudinaria rueda de prensa, arropado por toda su junta, el ya exmandatario ha anunciado lo que era un secreto a voces desde que esta mañana se supiera que se había reunido con el núcleo duro de su directiva. Rosell departió con los directivos Xavier Faus, Josep Maria Bartomeu y Antoni Rossich, además de Albert Montagut, director de comunicación. A ellos les transmitió su intención de dejar la presidencia del club.

En la tarde de este jueves, Sandro ha comunicado su decisión definitiva al resto de la junta directiva en una reunión extraordinaria, acosado por el caso Neymar.  El presidente ha relacionado directamente su renuncia a las amenazas y ataques que ha dicho que viene sufriendo su familia y él mismo "desde hace tiempo" y que, posiblemente, se hayan acentuado por el estallido del escándalo del fichaje del brasileño.

"Desde el primer momento dije que el traspaso era correcto y que su contratación provocó envidia en los adversarios", ha defendido, en clara alusión al Real Madrid y su presidente, Florentino Pérez. Como hizo el pasado lunes, el ya exdirigente azulgrana se ha escudado en la confidencialidad de los contratos para no explicar en público, a los socios el contrato para el fichaje de Neymar y las polémicas. 

El juez Ruz, a instancias de una querella presentada por el socio Jordi Cases, investiga una presunta apropiación indebida en el traspaso del delantero el pasado verano. Rosell, sin embargo, ha mantenido su posición desde el principio, negando tales irregularidades. Incluso hasta el pasado lunes, cuando se vio acorralado por las preguntas al respecto del caso. "Costó 57,1 millones, y punto", dijo tajante. Lo extraordinario es lo que haya pasado en estos tres días para que haya decidido presentar su dimisión.

La sorpresa ha sido que, pese a lo que se esperaba, el club no convocará elecciones este verano, sino que la junta continuará hasta el año en que finalizaba el mandato para el que fueron elegidos -2016, pero ya sin Rosell. Al frente, Bartomeu, íntimo amigo de Sandro, con quien se marchó del club en 2005 cuando se resquebrajaron las relaciones con Laporta. "Nos sentimos fuertes, seguiremos trabajando por los valores que nos han guiado para mantener la excelencia deportiva, económica y social", ha expresado el ya nuevo presidente azulgrana.

Bartomeu ha animado a los socios a "seguir confiando en este proyecto", pese a que no les da la posibilidad de votar si quieren que la actual junta, sin el presidente al que eligieron en 2010, continúe al frente. "Este es un club de los socios y haré todo lo que esté en mi mano para consolidarlo", ha sentenciado. Y para finalizar, una referencia al caso que lo empezó todo, con un duro aviso: "Seremos muy firmes en la defensa del máximo respeto hacia nuestro club ante cualquier estamento político y judicial".