Público
Público

A la caza del socio indeciso

Último día de campaña para la sucesión de Joan Laporta al frente del club azulgrana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Termina la campaña electoral por la sucesión de Joan Laporta al frente del Barcelona y los sondeos, tras ocho días de conferencias, ruedas de prensa, debates, presentaciones, entrevistas y actos diversos de las cuatro candidaturas, siguen señalando a Sandro Rosell como el favorito entre los socios. Por eso, Marc Ingla, Jaume Ferrer y Agustí Benedito se encomiendan al debate de esta noche en TV3 (21.50 horas). Todos intentarán arañar votos entre el alto porcentaje de indecisos que, a sólo tres días de los comicios, todavía advierten las mismas encuestas. Nadie descarta la sorpresa.

Ayer, los cuatro volvieron a encontrarse. Esta vez, en un debate organizado por el Grupo Godó. El tiempo se acaba, y, en muchos momentos del cara a cara, Ingla y Ferrer, con sus reiterados ataques a las propuestas del favorito, parecieron sumar fuerzas contra Rosell. El tono no alcanzó, ni mucho menos, el exhibido por Ingla en el primer debate de esta campaña, cuando desconcertó a muchos socios por su agresividad.

Ingla y Ferrer suman fuerzas para criticar el programa de Rosell

En el punto de mira de ambos, de nuevo, el hipotético intervencionismo de Rosell en el área deportiva si alcanza la presidencia, una postura que Sandro niega rotundamente. Pero Ferrer dedicó también una afilada puya a Ingla: 'Sólo quería recordarle a Marc que en su etapa como vicepresidente deportivo fue en la que peor clasificado quedó el equipo de los últimos siete años'.

Unos y otros intentaron airear los muertos que cada candidato tiene en el armario tras su paso por el club. Y a eso se agarró para azuzar el cuarto en discordia, que estuvo en varias comisiones con Laporta, pero que nunca formó parte de su junta. Rosell, que aseguró que, si no gana el domingo, no se presentará a los comicios de 2016, proclamó: 'Me veo capaz de convencer a Guardiola de que se quede en el Barça seis años'.

Aunque los protagonistas la han negado por activa y por pasiva, la hipotética fusión de las tres candidaturas para combatir a Sandro Rosell no entusiasma a Laporta. El presidente del Barça incidió ayer en su habitual discurso de apoyo a Ferrer para pasar de puntillas sobre la cuestión y supeditarla, en todo caso, al liderazgo de su candidato. 'Si se tuviesen que juntar las personas que están más a favor de este modelo, Jaume Ferrer es quien representaría la garantía de la continuidad', aseguró Laporta. 'Los barcelonistas deberían movilizarse para que este modelo continúe; ha costado mucho construirlo', añadió. Laporta, cuyas intervenciones habían disminuido últimamente, acusó a Ingla de 'generar confusión' al 'apropiarse de un modelo que abandonó' y recriminó a Rosell que se fotografíe con los poderes fácticos.

En el ámbito deportivo, Laporta insitió en que el objetivo del Barça es fichar a Cesc; admitió que el canje por Touré puede facilitar la operación, y remitió a Txiki para hablar sobre Silva.