Público
Público

A la caza del talento perdido

Craig Levein busca por las islas británicas jugadores con sangre escocesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace 20 años a años que Escocia no disputa un Mundial. Fue en Italia 90 y en el plantel que por entoces dirigía Andy Roxburgh se encontraba Craigh Levein, el actual seleccionador escocés. 'Era un fantástico jugador de fútbol', bromea. En realidad era un fornido central que respondía al perfil del tradicional central británico: duro en el choque, noble en el tackling y poderoso en el juego aéreo. 'Ha pasado mucho tiempo desde entonces. La última vez que fuimos a un gran torneo fue en la Eurocopa de 1996', asegura con nostalgia Levein mientras saborea un café en el bar del hotel Eurostars de Madrid.

La última gran estrella que dio el fútbol escocés fue Dalglish. Con un futbolista con la mitad que atesoraba el ex del Liverpool, Levein sería feliz: 'El poderío y la calidad de nuestro jugadores en los últimos 20 o 25 años ha bajado mucho. Cuando yo era joven, recuerdo que había tres o cuatro futbolistas escoceses en los equipos ingleses, ahora hay diez en toda la Premier', prosigue Levein. 'Jimmie Jhonston, Kenny Dalglish, Gordon Stracham, Bobbie Henderson, David Cooper. Tampoco tenemos aquellos grandes extremos. Ahora tenemos un par de ellos, pero no juegan en equipos top', reconoce el hombre que anda a la búsqueda de soluciones que devuelvan al fútbol escocés a la élite internacional.

'Sólo con el corazón no se puede jugar al fútbol, necesitamos más técnica'

Los peloteros que Levein ha enumerado con anterioridad tenían regate, pase, disparo, gol y el corazón con el que siempre honraban a la camiseta. 'Para cada selección o equipo es importante tener corazón, pero no puedes jugar al fútbol sólo con corazón, necesitas también técnica', advierte. 'Es una gran pregunta la de qué le pasa al fútbol escocés. Estamos trabajando con jóvenes, necesitamos cambios porque en la Asociación Escocesa nos hemos dado cuenta de esa bajada general del nivel de nuestros futbolistas. Hay que ver cómo esos jóvenes se adaptan a esas estructuras nuevas y así volver a tener futbolitas de la talla de Dalglish o Souness. Ahora tenemos buenos jugadores, pero no un gran grupo de grandes futbolistas'.

No tiene fácil Levein devolver a Escocia a lo más alto del fútbol mundial . Su campeonato, salvo raras excepciones como en la temporada pasada, sigue siendo una cosa de Celtic y Rangers. Una de las soluciones que intenta poner en liza, buscar por todas las islas jugadores con antepasados escoceses, está muy ligada con aquel monólogo descorazonador y pleno de realismo ácido que Tomy, uno de los protagonistas de la transgresiva Trainspotting, esbozaba en ese filme de culto para la generación de los 90: 'Es una mierda ser escocés, somos lo más bajo de entre lo más bajo, la escoria de la puta tierra... Algunos odian a los ingleses, yo no; sólo son soplapollas, estamos colonizados por unos soplapollas'.

Levein busca, pero no es fácil competir con la ilusión de los más jóvenes de jugar para Inglaterra: 'Hay muchos jugadores jóvenes que podrían elegir jugar con nosotros, pero Inglaterra es una selección muy fuerte. Gerrard o Lampard podrían haberlo hecho, pero pasaron el corte con Inglaterra, dieron nivel para jugar con ellos y prefirieron'.

'En Escocia los niños no han visto a su selección en un gran torneo'

Dentro de ese panorama pesismista, Levein no pierde el buen humor: 'Ahora estoy buscando jugadores españoles con antepasados escoceses, ja, ja, ja'. Admira a Puyol, 'por su gran capacidad defensiva', pero no esconde la sana envidia que siente por el fútbol español: 'El estilo español es fantástico. Tiene técnica, imaginación, velocidad y además, el espíritu luchador que siempre tuvieron. Es una mezcla ideal. Podría hablar de Xavi, de Iniesta, de Torres o de Villa, pero hay jugadores como Busquets o Alonso que también son muy importantes'.

Centrado en la cruda realidad de su selección, cuando tiene que hablar de sus mejores jugadores, Levein señala al mediocentro 'Fletcher, el que juega en el Manchester United. También tenemos dos grandes porteros, Gordon, del Sunderland, y McGregor, del Rangers'. Al nombrar a otro de sus jugadores más fiables, de nuevo, la crisis del fútbol escoces sale a relucir con un ejemplo significativo: 'Weir tiene 40 años, pero es un gran defensa, aunque no tenemos jugadores con técnica en velocidad'.

Dentro de ese arduo trabajo que carga sobre sus espaldas, Craigh Levein no pierde de vista uno de los deseos que más le gustaría cumplir: 'Los niños escoceses no han visto a su selección en un gran campeonato. Sería un gran acontecimiento para ellos, igual que lo fue para ustedes ganar la Eurocopa y la Copa del Mundo. Los hinchas escoceses son diferentes a todos, van felices al campo'.