Público
Público

Cazorla decide en plena locura

El Villarreal encadena cuatro triunfos y se aúpa al segundo puesto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Málaga fue víctima de su propia locura. Es un equipo valiente, atractivo para el espectador. Convierte sus partidos en un disparate de goles. No en vano, es al mismo tiempo el equipo que más tantos marca y el que más encaja. Supone la excepción a la regla del conservadurismo en el fútbol actual. Pero su talento ofensivo es inversamente proporcional a su talento defensivo y eso lo pagó caro frente a un equipo del pedigrí del Villarreal.

El submarino amarillo logró su cuarta victoria consecutiva y pide a gritos un lugar entre los nobles de la Liga. Garrido ha consolidado un once tipo, seña de identidad de los grandes. Un misil de Eliseu en los albores del encuentro despertó a los amarillos y acomodó a los blanquiazules en su propio campo durante algunos minutos. El Villarreal recogió el guante. Una acción afortunada de Cazorla y la conexión Nilmar-Rossi transformaron el partido en un abrir y cerrar de ojos.

El Málaga tuvo que empezar de cero otra vez y retomó su filosofía ofensiva. Una brillante acción por de Quincy por banda izquierda y el oportunismo de Rondón nivelaron el encuentro, pero sin tiempo para el respiro, Cazorla inclinó el partido hacia el lado castellonense.

El choque se había convertido en una pelea a cara descubierta

El choque se había convertido en una pelea a cara descubierta, un ambiente en el que Marchena se siente como pez en el agua. El veterano central exageró antideportivamente un leve contacto de Eliseu para mandar a éste al vestuario antes de tiempo con la complicidad del colegiado Teixeira.

La grada se encendió, especialmente contra Marchena, y el partido cambió. Se acabó el espectáculo, el encuentro se vulgarizó y sólo quedó la entrega. La diferencia numérica no se notó excesivamente sobre el campo. El Villarreal se sintió cómodo aguantando el resultado y llegó con peligro a la contra, pero no hizo sangre de los locales. Fue suficiente para seguir respirando aires de grandeza en esta Liga.  El Málaga sigue negado en casa, donde cuenta sus partidos por derrotas y no gana desde hace seis meses.

Málaga: Rubén; Iván González (Sebas Fernández, m. 65), Stadsgaard, Weligton, Mtiliga (Juanmi, m. 82); Eliseu, Fernando, Apoño (Manu Torres, m. 59), Sandro; Quincy y Rondón.

Villarreal: Diego López; Ángel, Musacchio, Marchena, Capdevila; Borja Valero (Gonzalo, m. 84), Bruno, Senna, Cazorla; Nilmar (Ruben, m. 80) y Rossi (Cani, m. 70).

Goles: 1-0. M. 3. Zurdazo de Eliseu desde el borde del área que entra por la escuadra. 1-1. M. 20. Disparo de Cazorla que desvía Apoño descolocando al portero Rubén. 1-2. M. 23. Rossi aprovecha un pase de Nilmar y marca de tiro cruzado con la derecha. 2-2. M. 29. Rondón remata de cabeza en el área pequeña un gran centro de Quincy. 2-3. M. 32. Cazorla, de disparo colocado con la izquierda.

Árbitro: Teixeira. Expulsó a Eliseu (m. 40), por un leve cabezazo que exageró Marchena. Amarilla a Nilmar, Marchena, Rossi, Manu Torres y Musacchio.

La Rosaleda: 22.000 espectadores.