Publicado: 11.01.2014 22:46 |Actualizado: 11.01.2014 22:46

El Celta toma oxígeno y frena el efecto Pizzi

El Valencia cosechó la primera derrota de la era Pizzi, en un partido que el equipo gallego logró remontar gracias a un doblete del brasileño Charles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Valencia cosechó la primera derrota de la "era Juan Antonio Pizzi" ante el Celta de Vigo (2-1), en un partido que el equipo gallego logró remontar gracias a un doblete del delantero brasileño Charles en la segunda parte.

Al igual que el pasado lunes en el Santiago Bernabéu, el Celta salió fuerte, dominando a su rival, incluso dispuso de una clarísima oportunidad para adelantarse, pero un error de Borja Oubiña en la salida del balón le hizo un daño monumental, ya que el Valencia se adelantó con su primer disparo a puerta.

Hasta ese momento los celestes estaban siendo muy superiores. Pero el gol es lo que marca la diferencia en el fútbol actual, por eso se cotiza tanto. El Celta tuvo dos ocasiones -un disparo lejano de Augusto y un mano a mano de Charles ante Diego Alves- pero le perdonó la vida al conjunto de Juan Antonio Pizzi. Y lo pagó caro, pues los valencianistas, en el ecuador del primer acto, explotaron una pérdida de balón de Oubiña para armar un rápido contraataque que culminó Parejo, tras un buen centro del francés Feghouli.

Fue un castigo excesivo para los futbolistas de Luis Enrique, incapaces de recibir el premio a su fútbol de toque en el primer tiempo. Y aun pudo ser peor, pues dos minutos después Jonas tuvo el 0-2, pero se encontró con un inspirado Yoel Rodríguez. El tanto visitante hizo daño al Celta, aunque eso no impidió que los locales volvieran a tener otra buena ocasión antes del descanso, después de un grave error del mexicano Guardado, pero el potente disparo desde la frontal de Rafinha se marchó ligeramente desviado.

Tras el descanso, el Celta recuperó su mejor versión y ésta vez sí obtuvo la recompensa a su juego, aunque el Valencia también puso mucho de su parte, ya que renunció por completo al ataque, incluso después de que Charles se reencontrará con el gol en el minuto 49.

El equipo de Pizzi fue un espejismo del que jugó el pasado martes contra el Atlético de Madrid en la Copa del Rey. Ni presionó ni tuvo profundidad por las bandas. Jonas, Piatti y Feghouli fueron tres espectadores más de cómo Rafinha explotó la debilidad de Guardado en el lateral izquierdo. Y es que el partido del internacional mexicano fue para olvidar. Falló en los dos goles celestes. En el primero, Rafinha sacó a relucir sus carencias como defensor; en el segundo, cuando su equipo ya había perdido a sus dos centrales titulares por lesión, perdió un balón en el centro del campo que le cayó a Charles, quien sacó un espectacular disparo ante el que nada pudo hacer Diego Alves.

A partir de ahí, el Valencia sí se estiró y el Celta, que tuvo la sentencia en un remate de Nolito que se estrelló en el larguero, tuvo que sufrir hasta el descuento para conservar el resultado, ya que en el último minuto Feghuli, con un remate que repeló el palo, y Canales rozaron el empate.

2 - Celta de Vigo: Yoel Rodríguez; Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny; Borja Oubiña, Alex López (Krohn-Dehli, min.70), Augusto Fernández (Nolito, min.70); Rafinha, Orellana y Charles (Santi Mina, min.79)

1 - Valencia C.F.: Diego Alves; Joao Pereira, Ricardo Costa (Juan Bernat, min.77), Mathieu (Víctor Ruiz, min.38), Guardado; Oriol Romeu, Parejo (Javi Fuego, min.64); Feghouli, Canales, Piatti; Jonas.

Goles: 0-1 Parejo, min.23; 1-1 Charles, min.49; 2-1 Charles, min.78.

Árbitro: González González (colegio castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Guardado (min.43) y Joao Pereira (min.56) por parte del Valencia.

Incidencias: Partido de la decimonovena jornada de la liga BBVA disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 20.007 espectadores, según anunció el club gallego. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de José María Maguregui, ex entrenador celeste, y Jaime Arbones, ex presidente del club gallego, fallecidos recientemente.