Publicado: 08.10.2015 23:55 |Actualizado: 09.10.2015 09:21

Los Celtics reeditan en Madrid su victoria de los ochenta

Boston vence a los blancos con el mismo resultado del duelo que jugaron hace 27 años: 96-111. Los estadounidenses rompieron el choque en el tercer cuarto en un Barclaycard Center con un ambiente espectacular. Brilló Trey Thompkins con 24 puntos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El base del Real Madrid Sergio Llull (i) intenta impedir el avance del base de los Boston Celtics Isaiah Thomas (d), durante el partido amistoso entre ambos equipos que se disputa hoy en el Palacio de los Deportes de Madrid. EFE/Chema Moya

El base del Real Madrid Sergio Llull (i) intenta impedir el avance del base de los Boston Celtics Isaiah Thomas (d), durante el partido amistoso entre ambos equipos que se disputado en el Palacio de los Deportes de Madrid. EFE/Chema Moya

MADRID.- No hubo sorpresas. El Madrid aguantó una parte a los Boston Celtics en el Barclaycard Center de la capital en un partido que tuvo mucho de amistoso y poca tensión. El séptimo encuentro que los blancos juegan contra un rival NBA se saldó con una clara pero nada dolorosa derrota (96-111) ante un rival aún en reconstrucción.

Tampoco los merengues están en un estado físico espléndido. Y por eso casi tiene más mérito que los de Laso no se dejaran llevar antes y que mantuvieran la competitividad hasta el último cuarto. Agotados tras un final de temporada en el que hicieron historia, un verano con España en el Eurobasket y la pasada Copa Intercontinental en Brasil, donde ya dieron muestras de cansancio pese a la victoria. No se notó, eso sí, apenas una pizca de debilidad en Sergio Rodríguez y Llull, siempre infatigables, ni en Trey Thompkins, reciente fichaje que brilló con luz propia.

Durante buena parte del choque, el 'Chacho' dejó más destellos de magia que la mitad del equipo estadounidense, en el que sobre todo brillaron Isaiah Thomas, con una decena de virguerías y 15 puntos, Bradley (17 puntos) y Rozier (14). Thompkins, por su parte, se marcó un partidazo con 24 puntos y 8 rebotes.



Miró de tú a tú el Madrid en el primer cuarto, gracias a las combinaciones de 'Chacho' con Ayón y Thompkins

Miró de tú a tú el Madrid en el primer cuarto, gracias a las combinaciones de 'Chacho' con Ayón y Thompkins, mientras Boston aún parecía frío. El mexicano incluso se marcó un 'alley oop' para enmarcar. Los estadounidenses, por su parte, hicieron mucho daño en la pintura blanca, logrando hasta la mitad de sus puntos ahí. Los blancos hasta pudieron haber cerrado el primer parcial por delante en el marcador pero Maciulis erró un triple a dos segundos del final (23-25).

De la mano de Thomas y Olynyk, los Celtics aumentaron en el segundo acto su ventaja, que ya nunca dejaría de crecer en un Barclaycard Center hasta la bandera con un ambientazo NBA impresionante. No faltaron en los tiempos muertos las actuaciones de las cheerleaders del conjunto estadounidense ni homenajes varios a leyendas de Boston y del Madrid, entre ellos cuatro supervivientes del primer choque que los Celtics jugaron ante los blancos allá por 1988. Los Ainge, Bird y Paris vencieron entonces 96-111.

Los estadounidenses siguieron arrollando en la pintura merengue, y así lograron más de la mitad de sus puntos en el segundo cuarto (43-54 al descanso), mientras de las gradas salían unos tímidos gritos de "¡Let's go Celtics!". Se rompió definitivamente el choque en el tercer acto (69-85), en el que empezaron a notarse las diferencias con un equipo NBA, ya que un Madrid frágil en defensa y poco acertado en ataque ya no pudo contener a Boston.

El último cuarto, con el choque ya decidido, sólo sirvió para que los de Laso maquillaran un marcador que rozó la veintena de desventaja y para que Thompkins acabara de finiquitar su partidazo, para terminar con las mejores estadísticas del encuentro. También para que, 27 años después de aquella primera visita de los Celtics, el marcador finalizara de casual igual manera: 96-111.