Público
Público

Cesc pone fin a su culebrón

Después de que los 'gunners' hayan rechazado dos ofertas formales por él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En Barcelona, Sandro Rosell rompió definitivamente sus billetes a Londres. En Pekín, Pep Guardiola y Andoni Zubizarreta fruncieron el gesto, miraron su agenda de fichajes y pusieron un tachón enorme en la primera página. En Londres, Cesc Fàbregas, al fin, clarificó su futuro. Cansado de protagonizar el culebrón futbolístico del verano, el centrocampista catalán dio por acabada la función y, a través de un comunicado emitido hoy, anunció que la próxima temporada continuará capitaneando al Arsenal.

No era lo que lo quería: hasta cinco conversaciones con Arsène Wenger dos en persona y tres telefónicas dan fe de ello. Pero, al final, la política de austeridad económica decidida por la junta de Rosell se ha impuesto a los deseos de Guardiola. Los empujones del técnico del Barça a Cesc lo animó a apretar a Wenger y su 'o Cesc o nadie' tras la limitación presupuestaria para fichar (40 millones de euros) han sido vanos. La junta deberá presentarle ahora una alternativa convincente. No será fácil.

El Barça lamenta la decisión del club inglés en un breve comunicado

'El Arsenal ha rechazado dos ofertas formales del Barcelona', constató el propio Cesc, en alusión a la primera realizada por la junta de Joan Laporta (40 millones de euros) y a la presentada por la actual esta última semana (inferior a 40). 'Y yo le debo mucho al club, al entrenador y a los aficionados; respetaré su decisión y me concentraré en la nueva temporada con el Arsenal', señala Cesc en su escrito, tras pedir disculpas a la misma hinchada que el miércoles le aplaudió en su presentación con el club inglés por no haber aclarado su futuro antes.

'No lo he sabido hasta ahora', asegura el catalán. 'No puedo negar que fichar por un club como el Barça no fuese atractivo para mí. Allí aprendí a jugar al fútbol, es mi casa y donde siempre soñé jugar; pocos jugadores no querrían hacerlo', se justifica. 'Pero entiendo que el Arsenal está en su derecho de no venderme', asume Cesc, pese a su decepción, en buena parte con el Barça por no haber hecho una apuesta más firme.

El club azulgrana se limitó a emitir un escueto comunicado: 'El Barcelona lamenta la decisión del Arsenal de declarar al jugador intransferible y de no haber querido valorar las propuestas realizadas. Ninguna de éstas superaba los 40 millones de euros entre fijos y variables'. El vicepresidente deportivo se explicará hoy. Diga lo que diga, ya nadie evitará que Cesc y sus amigos del Barça deban aguardar al menos un año más para reunirse, de azulgrana, en el Camp Nou.