Público
Público

El chino Yang Wei, nuevo campeón olímpico

Se saca la espina en casa tras lo ocurrido en Atenas en una final donde los favoritos fallaron. El español Rafa Martínez, con el hombro maltrecho, acaba décimo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gimnasta chino Yang Wei cumplió con los pronósticos y se alzó con el título de campeón olímpico en el concurso general de gimnasia artística, sucediendo en el palmarés a uno de los grandes ausentes de la cita, el estadounidense Paul Hamm, mientras que el español Rafa Martínez logró una meritoria décima plaza.

Yang Wei realizó una buena competición que le valió el oro, por lo que conquista su segunda presea dorada en estos Juegos, tras la lograda por equipos, mientras que el resto de metales recayeron en el japonés Kohei Uchimura, que se hizo con la plata y en el francés Benoitse Caranobe, que se colgó el bronce, tras los fallos de los favoritos en la competición.

La suerte no se alió con el mostoleño Rafa Martínez, que buscaba mejorar el quinto puesto logrado hace cuatro años en Atenas, ya que la lesión en el hombro izquierdo mermó sus posibilidades de luchar por las medallas, pero con tesón y garra logró concluir entre los diez mejores del concurso olímpico.

El gimnasta chino, actual campeón del mundo, no falló y se sacó la espina que tenía clavada desde hace cuatro años, cuando en Atenas se cayó y se quedó fuera de la lucha por las medallas. Con una nota final de 94.575 puntos, el gimnasta chino impuso su calidad y su preparación en estos cuatro años, siendo el mejor en salto y en anillas.

Yang Wei, cuyos fantasmas regresaron en la última rotación cuando no bordó el ejercicio en barra, prefirió asegurar su dorado premio y no forzó la ejecución como había hecho en la calificación, ya que era consciente de que un error podía llevarle a perder el título que ya acariciaba.

Sorprendentes fueron el resto de medallistas. El japonés Uchimura Kohei se adjudicó la plata con una puntuación final de 91.975 puntos, mientras que el bronce lo logró el francés Benoit Caranobe, que firmó 91.925 puntos. Y es que en la final individual hubo muchas decepciones, ya que los favoritos a los metales no estuvieron a la altura y fallaron.

Así, al alemán Fabian Hambuechen, subcampeón del mundo, le pesó la presión de su error en la final por equipos y la trasladó al tapiz hoy.

El germano, que se perfilaba para estar en el podio, le pesó la responsabilidad y no firmó su mejor actuación, confirmándolo en su último ejercicio cuando en la barra sufrió una caída que le llevó a ocupar la séptima plaza de la final.

Tampoco estuvo acertado en esta jornada el japonés Hiroyuki Tomita, que llegaba a Pekín a luchar por las medallas, y se conformó con el cuarto puesto tras una actuación irregular después de caerse cuando hacía su ejercicio de anillas, que lastró sus opciones de preseas.

Por su parte, el gimnasta mostoleño Rafa Martínez, campeón de Europa en 2005, se despidió de su segunda presencia olímpica con sabor agridulce, ya que no pudo ofrecer su mejor gimnasia debido a la lesión en el hombro izquierdo que no le permitió estar al cien por cien en la final individual.

Sin embargo, el madrileño fue de menos a más en la competición, iniciando su participación en caballo con arcos donde logró una puntuación de 15.000, que le llevaba a la décimo quinta plaza, pero las anillas en la siguiente rotación, el aparato que más hacía sufrir su maltrecho hombro, le hicieron perder posiciones y se situó 19.

Con dos de los aparatos que más le perjudicaban ya realizados, Rafa Martínez tiró de casta e inició su remontada merced a su actuación en salto y en la barra, donde, con notas de 15.575, conseguía sus mejores puntuaciones, dejando para el final su ejercicio preferido, el suelo, donde se despidió de la competición olímpica para lograr un meritorio décimo puesto.