Público
Público

¿Qué es el cierre patronal?

La falta de acuerdo entre franquicias y jugadores pone en riesgo la próxima temporada de la NBA. Pero, ¿en qué medida? ¿Se quedarán los aficionados sin baloncesto?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Qué supone el cierre patronal?

Supone suspender todo contacto entre los jugadores de la NBA y sus equipos, de manera que no existe ni comunicación ni facilidades para los profesionales del baloncesto que, si quieren entrenarse, tendrán que hacerlo por su cuenta.

También supone suspender los posibles traspasos de los llamados 'agentes libres', jugadores que quedan libres para negociar con otros equipos al concluir sus contratos. 

Los jugadores a los que aún se les adeuda su salario de la pasada temporada seguirán cobrando, pero perderán otros beneficios ligados a sus condiciones salariales, básicamente salarios.

Esta es la mayor incógnita de todas, dado que en el pasado se dieron dos casos muy distintos. En el año 1995, el cierre patronal duró 74 días hasta septiembre y no afectó a los partidos de pretemporada ni de la temporada regular, que se inicia en octubre. 

Sin embargo, en 1998 la temporada quedó reducida de 82 a 50 partidos. Esa temporada, el cierre duró hasta el día 5 de febrero de 1999, cuando se jugó el primer partido.

Otra incógnita. Si tomamos como referencia el 98, en aquel momento jugadores y dueños no volvieron a verse hasta principios de agosto, más de un mes después del plazo límite del 30 de junio. 

Los dueños de la NBA quieren que el porcentaje que los jugadores reciban por los ingresos derivados del negocio del baloncesto sea del 50% y no del 57% como establecía el convenio que expiró anoche. Los propietarios alegan pérdidas de 300 millones de euros. De hecho, David Stern, el Comisionado de la NBA, ha asegurado que 22 de los 30 equipos se encuentran en números rojos. 

Además, los dueños piden un rebajar el actual límite salarial, lo que los jugadores consideran una injusticia.

Ahora mismo sí. Los jugadores ofrecen reducir el porcentaje de lo que reciben por ingresos hasta el 54,3%, quedando un 45,7% para los equipos y consideran que la propuesta de los propietarios les haría perder 7.000 millones de dólares.