Público
Público

Ciganda, tras los pasos de Ochoa

La mejor jugadora española emigra a Estados Unidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lorena Ochoa es la mejor golfista del mundo; probablemente, también la más rica. Los cerca de tres millones de dólares que engrosaron la ya deshagoda cuenta corriente de la jugadora mexicana el curso pasado hablan también del número de torneos que anotó en su palmarés. A sus 27 años, Ochoa es la referencia, el ejemplo para las cada vez más mujeres que deciden coger un palo de golf con objetivos profesionales.

Quizá por ello, Carlota Ciganda, la jugadora amateur con mejor palmarés en la historia del golf español, ha decidido seguir los pasos de la mexicana y perfeccionar en la Universidad de Arizona (Estados Unidos) su más que probada habilidad en el green. Decidida a compatibilizar su ya impresionante carrera como golfista con su carrera académica, Ciganda acaba de emigrar a la universidad que ya acoge a la malagueña Azahara Muñoz y a la sueca Anna Nordqvist y que, en 2000, tuvo a Ochoa entre sus ilustres alumnas.

Campeona de España de todas las categorías, Carlota Ciganda es, a sus 18 años, el valor más seguro de un deporte tradicionalmente dominado por hombres en nuestro país. Los méritos de la golfista navarra son únicos en el panorama nacional y extraordianrio, en el internacional. Campeona en de Europa individual en 2004, con sólo 14 años, Ciganda repetió título el año pasado, cuando el torneo ya no se celebraba en Ulzama, su club de toda la vida, sino en el campo de Scholöss Schönborn (Austria), donde la también navarra, María Hernández, fue subcampeona. Sólo la alemana Martina Koch (1986 y 1990) y la italiana Silvia Cavalleri (1996 y 1997) habían logrado repetir título en este campeonato antes.

'Por lo que hemos visto, Carlota exhibe en los campos de golf una madurez impresionante, mayor de la que le corresponde por su edad', señala Melissa Luellen, entrenadora de la Universidad de Arizona State, en la web del centro. Quizá porque, hasta ahora, la golfista navarra se ha tomado el deporte como una diversión y no ha sentido la más presión que la de ir superándose en cada una de sus actuaciones.

Campeona del British Ladies Amateur en 2007 y subcampeona en el Mundial por Equipos celebrado en Australia en 2008, el Comité Olímpico Español la premió con una de sus medallas el año pasado. Y, aunque su caso sea excepcional, otras golfistas hacen cantera junto a ella.

Cuando en 2004 la navarra se proclamó por primera vez campeona de Europa individual, Elisa Serramiá ocupó la segunda plaza del pódium y María Hernández, la tercera. Y, en 2006, antes de que Ciganda repitiese triunfo, Belén Mozo conquistó el título, el tercero en la historia del golf español.

Sus éxitos, sin embargo, apenas han tenido eco y sus nombres suenan a chino en un país que ha tenido a monstruos de este deporte como Severiano Ballesteros y José María Olazábal, y ahora vive pendiente de Sergio García, mientras asiste a la aparición de fenómenos como Álvaro Quirós. Desde Arizona, como Ochoa, Carlota Ciganda aspira a encontrar su hueco.