Publicado: 08.11.2013 12:14 |Actualizado: 08.11.2013 12:14

Cinco españoles batallan en Cheste por dos títulos mundiales

A Marc Márquez le basta con ser cuarto para suceder a Jorge Lorenzo en el palmarés de MotoGP. Luis Salom, Alex Rins y Maverick Viñales se disputan la corona en Moto3. El que gane se la pone

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El trazado valenciano de Cheste será este domingo el juez final de los títulos mundiales de las categorías de MotoGP, entre los españoles Marc Márquez (Repsol Honda) y Jorge Lorenzo (Yamaha), y de Moto3, también con protagonismo nacional, aunque con un trío formado por Luis Salom (KTM), Alex Rins (Estrella Galicia 0,0) y Maverick Viñales (KTM), en lo que se prevé un final trepidante de campaña con el Gran Premio de la Comunidad Valenciana.

El Mundial de Motociclismo pone el cierre a una emocionante temporada 2013 que volverá a coronar al motor nacional, gran dominador de la campaña y que se va a adjudicar las tres coronas después de que Pol Espargaró (Kalex) se adjudicase en Motegi (Japón) la de Moto2, que era la que más complicada parecía, confirmándose el cuarto 'triplete' de España en la historia de los mundiales.

Las miradas se centrarán una vez más en el duelo en la categoría 'reina' entre Márquez y Lorenzo, con favoritismo para el de Cervera que cuenta con 13 puntos de renta sobre el balear y que únicamente deberá gestionar la presión, los nervios y los riesgos para asegurarse su entrada en la historia. Su juventud no ha sido obstáculo para ser la gran sensación en su primera temporada en Moto GP.

Sin embargo, el piloto ilerdense perdió 30 de sus puntos de renta en los dos últimos Grandes Premios, en Australia y Japón. En Cheste ya no hay más margen para los descuidos pero le vale con ser cuarto para que, haga lo que haga su rival, que sí debe tomar todos los riesgos posibles, se convierta en el segundo 'rookie' que se lleva la corona de MotoGP, 35 años después de que lo consiguiese Kenny Roberts.

Márquez ha demostrado ser ambicioso este año y ahora le tocará, quizás, ser más conservador, sabedor de que, salvo por su caída en Mugello y por su descalificación en Phillip Island, siempre ha estado entre los tres primeros y además puede contar con la ayuda de su compañero de equipo, Dani Pedrosa, al que se le da bastante bien este trazado y que puede jugar un papel importante de cara a evitar que Lorenzo se haga con el triunfo.

Y es que al actual campeón del mundo busca emular a los estadounidenses Wayne Rainey y Nicky Hayden en 1992 y 2006, que se proclamaron reyes de la máxima categoría en la última carrera del año cuando partían como los segundos clasificados por detrás de Mick Doohan y Valentino Rossi, respectivamente. Precisamente, hace seis años, el Ricardo Tormo fue el testigo del error de un piloto tan fiable como 'Il Dottore', que puso en bandeja el título al americano.

Lorenzo partía con una clara desventaja en la clasificación tras el Gran Premio de Malasia, pero el error de Honda en Australia y su victoria en Motegi le han hecho llegar con opciones. El de Yamaha sabe de la dificultad de la misión porque depende sobre todo más de un error de Márquez y de arriesgarlo todo a una carta para hacerse con un triunfo en un circuito que no es demasiado favorable estadísticamente para las 'M1'.

El segundo clasificado de MotoGP ganó en 2010, año de su primer título de la categoría, pero tradicionalmente las Honda han dominado en Cheste, donde su gran rival sólo ha ganado el año pasado, mientras que Pedrosa busca su cuarta victoria tras las logradas en 2012, 2009 y 2007, a las que se añaden las dos en 250cc (2004 y 2005) y la de 125cc (2002).

Mucha más emoción hay que en la categoría de Moto3, preparada para cualquier tipo de desenlace para decidir quien es el ganador del título, con tres pilotos separados por cinco puntos, la diferencia más exigua desde la implantación de este sistema en 1993. Luis Salom (KTM), Alex Rins (Estrella Galicia 0,0) y Maverick Viñales (KTM) se presentan ante la afición española dispuestos a librar su última gran 'batalla' de un año en una categoría que han dominado con mano de hierro, junto con las esporádicas apariciones de un Alex Márquez (Estrella Galicia 0,0) que puede jugar un papel importante, sobre todo después de su victoria en Japón.

Todo parecía indicar que serían Salom y Rins los que se jugarían la corona, pero los dos se fueron al suelo en Motegi, en lo que fue el primer error del balear en toda la temporada y eso dio aire a Viñales, que estaba prácticamente descartado y que saltó del tercer al segundo puesto, a dos puntos del líder. Con todo, las matemáticas en esta prueba serán claras. El que gane de los tres se llevará el premio del título y el que sea más presa de los nervios se quedará sin opciones. A lo primero están más acostumbrados Salom y Rins, mientras que Viñales no sube a lo más alto del podio desde mediados de mayo en Francia.