Publicado: 05.11.2013 07:00 |Actualizado: 05.11.2013 07:00

La ciudad que no entendió a Del Bosque

El Madrid vuelve hoy a Turín, donde hace diez años Del Bosque se echó en contra a Florentino al dejar al Ronaldo brasileño en el banquillo en el día más decisivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No sé si le hizo daño a Del Bosque o no. En realidad, los jugadores no podíamos saberlo. Pero lo que sí sabemos es que ese día Ronaldo no estaba para jugar". Han pasado más de diez años, pero Paco Pavón, que entonces era defensa del Madrid, mantiene limpia la memoria de aquel mes de mayo en Turín, la ciudad rodeada por los Alpes. El partido frente a la Juventus fue bastante más decisivo que el de esta noche. Fue a todo o nada, la vuelta de las semifinales de la Copa de Europa, un día aciago para el Madrid. El primer golpe llegó con la suplencia de Ronaldo, que no estaba totalmente recuperado de una rotura fibrilar en el sóleo de su pierna izquierda. Pero, más que eso, lo que enfadó a Florentino y Valdano, que entonces eran los que mandaban en el club, fue la identidad del sustituto de Ronaldo: Flavio Conceiçao, un brasileño de carácter defensivo que jamás dio la sensación de adaptarse al Madrid.

En el partido más importante del año, Del Bosque dejó sin delanteros a un Madrid en el que Morientes también se quedó en la reserva. Un golpe de orgullo para un equipo, que entonces presumía de la 'era galáctica' con Zidane, con Figo, con Roberto Carlos, con Raúl y con Ronaldo, que llevaba una temporada fabulosa. "Pero ese día no había posibilidad de que Ronnie jugase", insiste Pavón. "Los futbolistas entendimos completamente a Del Bosque, porque Ronaldo no estaba para jugar. Yo compartí banquillo con él y me acuerdo que él mismo lo reconocía. Es más, si hubiese estado a un 60 o 70% no dudo que Del Bosque le hubiese sacado desde el inicio. Pero, a lo sumo, en el estado en el que estaba, podía jugar un rato".

La realidad fue que el partido se complicó tanto para el Madrid que, a los 51 minutos, a Del Bosque no le quedó otro remedio que sacar a Ronaldo. El equipo no llegaba ni a tiros a la portería contraria. Ronaldo salió en vez del errático Flavio y en un cuarto de hora provocó más peligro que cualquier otro futbolista del Madrid. Paolo Montero tuvo que hacerle un penalti que en ese momento pudo igualar la eliminatoria. Pero Figo lo falló ante Buffon. Y después fue Nedved el que hizo el 3-0 que imposibilitó totalmente a un Madrid herido. "Veníamos de ganar la Copa de Europa en Glasgow el año pasado y, con los jugadores que teníamos, la gente nos veía superiores a todo el mundo", añade Pavón, "pero nosotros sabíamos que la Juventus podía ser tan buen equipo como el nuestro".

Del Bosque fue muy criticado por su alineación llena de pánico. A partir de entonces, nada volvió a ser lo mismo para el entrenador. Desde el club no se volvió a hablar de su renovación. Florentino se defendía diciendo "pregunten a Valdano", y Valdano nunca resolvía nada. Así fue hasta el último día de la temporada, que coincidió con el título de Liga frente al Athletic. Entonces, en plena celebración, se anunció la despedida de Del Bosque, que fue sustituido por Queiroz.

"A Del Bosque no le dio tiempo ni a despedirse de nosotros"

La leyenda dice que el partido frente a la Juventus, el miedo al alinear a Flavio, hizo demasiado daño al entrenador. Los mejores futbolistas como Ronaldo le defendieron en voz alta, pero no valió de nada. "Nosotros le queremos un montón, porque hace las cosas como las tiene que hacer, sin crear problemas: los entrenamientos, las charlas de tres o cuatro minutos... Además, con él no hay concentraciones antes de los partidos de casa y eso es un detalle, porque esas concentraciones matan a los jugadores". Pero nada fue suficiente para que Florentino y Valdano, que era el director deportivo, rectificasen.

En aquel momento no se valoró el título de Liga. Ni siquiera que el Madrid hubiese llegado a semifinales en las cuatro últimas ediciones de la Champions. Pavón recuerda que "a Del Bosque no le dio tiempo ni a despedirse de nosotros". Ronaldo lo sigue recordando como un error, y Hierro, que fue despedido a la par que el entrenador, emigró a Qatar para olvidar. Turín, la capital del Piamonte, la misma ciudad en la que hoy juega el Madrid, había hecho mucho daño. Quizá porque hace diez años ya existía en el Bernabéu la misma obsesión por la Décima que ahora. La diferencia es que, desde entonces, Florentino todavía no ha encontrado un entrenador capaz de mejorar a Del Bosque.

Juventus: Buffon; Cáceres, Barzagli, Bonucci, Ogbonna; Vidal, Pirlo, Pogba; Marchisio, Llorente y Tévez.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso, Isco; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Howard Webb (Inglaterra).