Público
Público

El Ciudad Real reacciona y gana

Sexto título de Copa para los pupilos de Dujshebaev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ciudad Real conquistó ayer su sexta Copa Asobal. Derrotó, gracias a su reacción en la segunda mitad, a su gran rival, el Barça, en el pabellón As Travesas de Vigo. Los de Talant Dujshebaev remontaron en una segunda parte excelsa y supieron contener a los azulgrana en los últimos minutos.

El equipo manchego pasó muchos momentos de apuro, sobre todo en ataque, durante la primera mitad, con un rival muy acertado. En la segunda parte, un cambio defensivo y un inicio trepidante le permitieron dar la vuelta al marcador.

Las paradas de Sterbik fueron decisivas para la victoria manchega

El Ciudad Real sumó su sexto entorchado, igualando al Barcelona en el palmarés, y su segundo título de la temporada, tras haberse adjudicado también la Supercopa de España ante los azulgrana.

El Ciudad Real salió muy centrado y tomó una ventaja rápida (3-0). Sin embargo, los de Xavi Pascual se fueron asentando y con la acertada dirección de Dani Sarmiento equilibraron las cosas. Además, el conjunto manchego tuvo una pájara ofensiva que le tuvo siete minutos sin anotar y que provocó un parcial de 4-0 (con 9-7 en el marcador).

A partir de ahí, y con el Ciudad Real incapaz de encontrar su mejor tono ofensivo ni defensivo, el Barça mandó en el marcador con cierta autoridad, ayudado también por un Saric que amenazaba con convertirse en verdugo.

Los ocho tantos de Sarmiento no fueron suficientes para el Barça

Los azulgrana se escaparon (14-10, min. 25) y, con su rival algo perdido, apareció la figura de Hombrados. El veterano portero detuvo los dos últimos ataques azulgrana y permitió a los suyos llegar con opciones para la segunda parte (16-14).

Dujshebaev apremió a sus hombres en defensa y estos respondieron con eficacia. La salida de los manchegos fue furibunda y rápidamente tomaron el dominio del encuentro gracias a un severo parcial de 1-6 en cinco minutos (17-20).

A partir de ahí, el trabajo de Chema Rodríguez, las paradas de Sterbik, los goles de Aguinagalde y Jurkiewicz fueron los argumentos utilizados por el Ciudad Real para frenar a un conjunto catalán que no se quiso rendir pese a que la final se le ponía muy cuesta arriba (25-30, min. 50).

Los de Xavi Pascual recortaron diferencias gracias a Sarmiento, autor de ocho goles, y se pusieron a un tanto (29-30). Con 30-32 y con su rival en inferioridad, Sterbik detuvo un balón claro y Nagy perdió el siguiente. Joan Cañellas sentenció entonces con dos tantos un título con recuerdo para los hermanos Entrerríos, que debieron ausentarse del partido por motivos personales.