Público
Público

Un clan muy heterogéneo

Nuria Fernández y Bezabeh, únicos que han progresado de forma clara con el técnico gurú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alemayehu Bezabeh desembarcó hace tres años en el grupo de entrenamiento de Manuel Pascua. Venía de la nada pero en poco tiempo se convirtió en el mejor fondista continental. Campeón de Europa de cross en 2009 y autor de un crono en 5.000 metros (12:57) que le catapultó a la élite mundial, decepcionó en los Europeos del pasado agosto en Barcelona. Fue séptimo.

El pasado 15 de noviembre Bezabeh compitió en el Cross de Quintanar de la Orden. Ese mismo día, por la tarde, se sometió a una extracción de una bolsa completa de sangre. 'Yo creía que lo que me hacían eran análisis de salud', ha comentado en su entorno desde que estalló el caso. El pasado jueves Bezabeh acudía a San Lorenzo de El Escorial para reinfundirse la sangre cuando fue interceptado por la Guardia Civil. Su objetivo era que ese dopaje sanguíneo (castigado con dos años de sanción) le permitiera revalidar el oro de 2009 en los Europeos de cross disputados el pasado domingo en Portugal.

La evolución de sus corredores sigue un modelo totalmente

Bezabeh ha experimentado una gran progresión desde que se puso a las órdenes de Manuel Pascua, pero no todos los atletas del grupo mejoran de manera uniforme. La evolución de sus marcas muestra un patrón irregular.

'El grupo de Pascua siempre fue como una secta', recuerda un mediofondista ya retirado. Precisamente ese hermetismo es el que hace que sea difícil estudiar sus métodos, valorar hasta dónde ha penetrado el dopaje en el grupo y separar los conocimientos técnicos a Pascua siempre se le ha reconocido que trabaja muy bien la zancada de las ayudas ilegales. ¿Cómo saber qué porcentaje de los éxitos de Bezabeh se debe a las autotransfusiones sanguíneas? Difícil tarea.

Bezabeh no es el único atleta de origen extranjero en el grupo. La velocista Digna Luz Murillo, colombiana de nacimiento, ha pasado a ser en los últimos años la mujer más rápida de España. Sin embargo, la atleta, mujer del futbolista Perea y muy supervisada en la pista por la mujer de Pascua, no ha progresado realmente en su rendimiento en los últimos años. Simplemente se ha mantenido.

Los atletas de Pascua no firmaron la carta aplaudiendo la operación

Mohammed Elbendir, saharaui nacionalizado español, y Eva Arias, atleta de 3.000 obstáculos, son las dos últimas adquisiciones del grupo. Elbendir se entrenaba en el grupo de Antonio Serrano hasta que Odriozola se empeñó en cambiarlo de entrenador. Arias, por su parte, se enfrenta a un otoño negro. Su ex novio, José Luis Blanco ha protagonizado un caso de dopaje con EPO. Y ella decide ingresar en el grupo de Pascua semanas antes de que estalle el mayor escándalo del atletismo español.

Antonio Jiménez, el Penti, lleva dos años en el grupo. Su progresión sí es una de las más erráticas del atletismo español. El sevillano, que fue ingresado de urgencia en 2002 por un shock con fallo multiorgánico, ha protagonizado un importante bajón en sus marcas de los últimos años.

Las dos joyas del grupo de Pascua, desde el punto de vista mediático, son Nuria Fernández y Reyes Estévez. La madrileña, la atleta más dicharachera de la selección, dio la campanada en los pasados Europeos al ganar el oro del milqui a los 34 años. Realmente, junto a Bezabeh, es la única atleta que ha experimentado una progresión indudable desde que se entrena a las órdenes de Pascua Piqueras. Nuria fue valiente el pasado fin de semana al firmar un documento negando haberse dopado y decidiendo competir en los Europeos de campo a través.

Estévez, agotada ya su trayectoria en los 1.500 metros, ha decidido cambiar de especialidad y probar suerte el próximo año en los 3.000 metros obstáculos. Va a encontrarse muy solo para una transición tan difícil.

En total, 14 atletas, sin un patrón común. Ninguno de ellos estaba entre los 61 atletas firmantes de un documento en el que se repudiaba el dopaje y se exigía que la operación siga hasta las últimas consecuencias.