Público
Público

"Claro que Casillas y Mourinho pueden reconciliarse"

Alfonso, ex jugador del Real Madrid, ganó de dos Copas del rey con los blancos y perdió la de 1992 ante el Atlético

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace 21 años, Alfonso fue uno de los futbolistas del Madrid que perdió la final de Copa del rey frente al Atlético. Salió en la segunda parte para tratar de arreglar un partido que, al final, no tuvo ninguna solución. 'No soy hombre de datos ni estadísticas. No tengo un recuerdo muy lúcido de aquel día'. Pero sí sabe que el fútbol, como su propia vida, ha cambiado mucho desde entonces. El próximo mes de septiembre se irá a vivir a Dubai con la familia. Asegura que 'no es por motivos de trabajo, sino para vivir una nueva aventura'. A los 40 años, Alfonso ya no es el hombre que en 1992 se presentaba en Chamartín como el heredero de Butragueño. Una misión que luego se quedó incompleta, pero eso no impide que siga declarándose madridista. 'Además, también soy socio', agrega. 'Aunque esta vez no iré al estadio. En mi caso, no será por culpa de los precios, que podría pagarlos, sino porque prefiero verlo en casa con mis hijos'.

¿De futbolista hubiese tenido paciencia para entender a Mourinho?

Supongo que sí. He tenido más de 30 entrenadores en mi vida futbolística en el Madrid, en el Betis, en el Barça o en la selección española. He tratado con demasiada gente y no me fue mal. Por lo tanto, Mourinho hubiera sido uno más con el que hubiese aprendido a convivir. Pero, en cualquier caso, no lo sé. Siempre hay que verse en la situación.

Haga un esfuerzo y póngase en la piel de Casillas...

No me gustaría, porque tengo la sensación de que si Iker no juega no es por una decisión técnica, sino por un enfado con el entrenador...

Usted tenía carácter. ¿Nunca se enfadó con alguno de esos entrenadores?

Sí, claro que me enfadé. Fueron demasiados años en los que siempre se pasan por momentos malos. Recuerdo que con Serra Ferrer tuve mis problemas, porque le decía lo que no me gustaba. Pero luego cuando se fue del Betis al Barça me llevó con él. Aun así, seguimos teniendo problemas y que conste que hoy tengo un recuerdo suyo como el de un gran entrenador, pero el día a día es difícil.

¿Entonces no descarta que Iker y Mourinho se reconcilien algún día?

No lo sé. Yo, por ejemplo, ahora sí me considero amigo de Serra Ferrer. También es cierto que una cosa es lo que pasa en el campo y otra fuera, no tiene nada que ver, el hecho de que un entrenador no te elija como titular no quiere decir que en el futuro no puedas ser su amigo. Además, Mourinho juega sobre seguro. Sabe que si a Diego López le pasa algo va a salir Iker Casillas, que siempre será un porterazo, toda una garantía.

Sea sincero: ¿qué es más triste en el Madrid el castigo de Iker o perder la final de Copa?

Hombre, sin ninguna duda, perder la final de Copa... Tarde o temprano, Casillas acabará jugando algún minuto.

En cualquier caso, no es lo mejor afrontar una final de Copa para el Madrid con ese clima de guerra civil.

No, no haga caso de eso. En el campo no se nota nada. Se trata de una final y encima el rival es el Atlético. Eso llena por sí solo y en esos noventa minutos se olvida todo. ¿Qué los resultados no han sido los mejores esta temporada? Pues está claro, pero es que en el fútbol no todos son días de rosas. No se puede ganar siempre. Es imposible. Yo, por ejemplo, jugué cuatro finales de Copa y gané dos, una con el Madrid frente al Zaragoza y otra con el Betis ante Osasuna.

Usted perdió en 1992 con el Madrid frente al Atlético, pero entonces no había tanta diferencia entre los dos equipos. ¿Está de acuerdo?

Aquel Atlético tenía a Schuster, a Futre, a Manolo..., sí, pero este de ahora tiene a Falcao, a Diego Costa... En realidad, el Atlético nunca ha dejado de tener buenos jugadores y el fútbol es demasiado imprevisible. Me niego a pensar que no puede pasar cualquier cosa. Además, en las finales no ganan los equipos más caros ni en el fútbol en general, porque de ser así Mourinho hubiese ganado muchas más cosas con el Madrid y en estos tres años tampoco es que haya conseguido tanto.