Publicado: 16.05.2014 07:00 |Actualizado: 16.05.2014 07:00

El clásico más igualado tiene premio gordo en Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El FC Barcelona y el Real Madrid disputarán este viernes (21 horas/Canal+1) la segunda semifinal de la Final Four de Milán, un duelo marcado por la igualdad máxima entre dos rivales que se conocen a la perfección y que son conscientes de que cualquier pequeño detalle puede declinar la balanza camino de la final, que el ganador jugará frente a CSKA Moscú o Maccabi Electra.

Igual que ocurrió hace un año en Londres, blancos y azulgranas chocan en el penúltimo partido de la competición buscando una plaza en la final y con la ambición de suceder en el palmarés al Olympiacos, vigente bicampeón que cederá su trono tras ser eliminado precisamente por el Real Madrid.

Se antoja una igualdad máxima entre dos equipos que han vivido caminos distintos a lo largo hasta este quinto enfrentamiento del curso. El Real Madrid se impuso en la final de la Supercopa (79-83), en el partido de la primera vuelta de Liga Endesa (98-84) y en la final de la Copa del Rey (76-77), pero el Barça rompió la mala racha el pasado sábado regalándose un contundente triunfo (86-75).

Hasta 31 victorias consecutivas acumuló el equipo blanco antes de caer en Moscú, periodo en el que su eterno rival intentaba compactar una plantilla ampliamente remozada el verano anterior. Llegado el momento decisivo de la temporada, el Barça se muestra plenamente engrasado para plantar cara en busca de una final europea que no disputa desde hace cuatro temporadas, cuando conquistó su segunda Euroliga en París.

Sin embargo, Xavi Pascual es consciente de la dificultad que supone neutralizar el juego espectacular de su adversario, representado en las figuras del flamante MVP de la competición, Sergio Rodríguez, Sergio Llull y Rudy Fernández, pieza clave en la eliminatoria contra el Olympiacos. El balear deberá mantener la calma para no repetir lo ocurrido el pasado fin de semana en el Palau Blaugrana, donde fue expulsado por sus protestas al trío arbitral.

El otro gran argumento del que dispone Pablo Laso es Nikola Mirotic. El hispano-montegrino, que podría disputar su última Final Four antes de su posible salto a la NBA, sabe que jugará bajo la atenta mirada de la mejor liga del mundo y quiere brillar en busca del único título que le falta en Europa antes de cruzar el charco.

Al otro lado de la pista también es sobradamente conocida la propuesta de Xavi Pascual, centrada en la defensa y en el poderío físico de su amplia plantilla. En el último clásico, Kostas Papanikolaou y Álex Abrines fueron los mejores demostrando la versatilidad de un equipo que, en los momentos difíciles, vuelve a la vista a dos claros referentes: Juan Carlos Navarro y Ante Tomic.

El capitán, que descansó durante toda la segunda parte el pasado sábado, acostumbrar a crecerse en las grandes citas y más si es contra el Real Madrid, mientras que el pívot croata ha brillado esta temporada como el mejor '5' puro de la competición y lidera el potente juego interior de su equipo con Erazem Lorbek o Joey Dorsey.

En resumen, el vigésimo duelo europeo (el Barça domina 12-7) y la tercera semifinal de Final Four (1-1) entre dos equipos que son unánimemente como máximos candidatos al título -con permiso del CSKA Moscú- y que persiguen la tercera corona continental, en el caso azulgrana, y la novena en el Real Madrid, vigente subcampeón que no abraza la gloria desde 1995.

Barcelona: Huertas, Navarro, Papanikolaou, Lorbek y Tomic (posible cinco inicial); Pullen, Oleson, Nachbar, Abrines, Dorsey, Sada y Lampe.

Real Madrid: Llull, Darden, Rudy Fernández, Mirotic y Bourousis (posible cinco inicial); Sergio Rodríguez, Reyes, Díez, Mejri, Slaughter, Carroll y Martín.

Pabellón: Mediolanum Forum.