Publicado: 29.04.2014 11:18 |Actualizado: 29.04.2014 11:18

El COI admite que los preparativos de Río 2016 van "peor" que los de Atenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El empeño personal de Jacques Rogge de llevar los Juegos a Latinoamérica por primera vez en la historia se han convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la actual directiva del organismo olímpico. Este martes, el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, ha calificado los preparativos de Brasil para los próximos Juegos de Río 2016 como "los peores" en su experiencia debido a sus "críticos" retrasos, y advirtió de que no existe un "plan B" para encontrar otra solución.

"El COI ha formado un grupo de trabajo especial para intentar acelerar los preparativos, pero la situación es crítica", declaró el Comité Olímpico Australiano (AOC) a través de un comunicado, que transcribe algunos de los comentarios de Coates en un foro olímpico en Sydney.

"Estamos muy preocupados, no están preparados en muchos, muchos aspectos"Así, el australiano se mostró "preocupado". "Se ha adoptado un papel más práctico sin precedentes para el COI, pero ya no hay un plan B. Iremos a Río. Estamos muy preocupados, no están preparados en muchos, muchos aspectos. Tenemos que tenerlo todo listo y eso es en lo que estamos centrados, no podemos desviarnos", apuntó.

Coates describió los preparativos de Río de Janeiro como "los peores" en su experiencia, y "peores que los de Atenas", donde también sufrieron serios retrasos en las construcciones y las instalaciones deportivas e infraestructuras principales fueron entregadas en el último momento. Además, mencionó que la ciudad anfitriona tiene "problemas sociales que deben ser resueltos".

El COI anunció una serie de medidas hace unos días para agilizar el proceso en Brasil, lo que incluye a nuevos monitores extra, más jefes de proyecto y otros equipos de expertos para poner fin a los retrasos, los elevados costes y la mala comunicación entre los diferentes niveles del Gobierno brasileño y la organización.

De hecho, el país sudamericano no está en el punto de mira sólo por los retrasos de cara a los próximos Juegos Olímpicos, sino también por la organización del próximo Mundial de fútbol que comienza en junio. Problemas con la construcción de los estadios -con operarios fallecidos-, huelgas laborales y la baja seguridad en algunas zonas de la región han salpicado los preparativos del evento.