Público
Público

El COI, una familia hermética con el ojo puesto en otra parte

Madrid necesita un mínimo de 33 votos para acceder a la final y allí 50 para organizar los Juegos de 2020. Los delegados olímpicos, de muy variados  perfiles e intereses, también tienen que decidir en Buenos Aires al

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La candidatura de Madrid no solo va a tener que lidiar en Buenos Aires con Estambul y Tokio, sino también con los otros dos asuntos que ocuparán a los miembros del COI, la elección de un nuevo deporte olímpico y, sobre todo, el sucesor de Jacques Rogge en la presidencia. Un asunto, este del relevo al belga, que se ha colado esta vez en la 125ª sesión y que puede desviar la atención de los delegados que se den cite estos días en la capital argentina, mucho más atentos al futuro intrínseco del organismo que de valorar qué ciudad es la idónea para organizar los Juegos Olímpicos de 2020.

Si ya es complicado averiguar cómo atraer la atención de un miembro del Comité Olímpico Internacional, esta vez las variables y los intereses se multiplican. Bien lo saben los tres miembros españoles, que intentan por todos los medios reunirse con todos sus colegas para convencerles de que Madrid es la mejor opción para el olimpismo, para su país, para su federación o para sí mismo. Por eso, Juan Antonio Samaranch Salisach, Marisol Casado y Patxi Perurena admiten que 'es muy difícil saber a cada miembro del COI que le va a hacer 'clic' para decantarse por una candidatura'.

Los pasillos y salones del hotel Hilton de Buenos Aires son escenarios improvisados de reuniones estos días. Cualquier resquicio de tiempo es vital para captar votos, sobre todo entre los indecisos o entre los que menos conocen los proyectos. Hay que recordar que hasta 24 miembros votarán unos Juegos Olímpicos por primera vez, ya que todavía no pertenecían al COI en la elección de 2009 en Copenhague. Y toda esa labor diplomática debe llevarse a cabo sin cometer ningún fallo ante unas personas que no solo tienen en la cabeza la elección del día 7. El 10 tendrán que votar entre los seis candidatos que se presentan a suceder a Rogger, que se jubila tras 12 años en el cargo. Los que pugnan por el trono son el alemán Thomas Bach, el ucraniano Serguei Bubka, el puertorriqueño Richard Carrión, el singapurense Ng Ser Miang, el suizo Denis Oswald y el taiwanés Wu Ching-Kuo.

La decisión de que Madrid sea o no sede de los Juegos de 2020 estará en manos de 103 delegados con derecho a voto, ya que los 32 miembros honorarios no pueden votar y el presidente prefiere no hacerlo para mantenerse neutral en el proceso. De los 103 tampoco pueden votar en la primera ronda los cinco miembros españoles, turcos y japoneses (Samaranch, Casado, Perurena, Ugur Erdener y Tsunekazu Takeda), por lo que la cifra se reduce a 98 personas. Aunque se espera contar con algunas bajas de última hora. Los votantes se dividen en 15 presidentes de comités de diversos países, 15 atletas y 15 representantes de federaciones internacionales y el resto son miembros independientes. La votación será secreta en una sala en la que sólo podrán estar presentes los miembros olímpicos y las personas autorizadas por el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, por razones logísticas.

Madrid, que en 2005 se quedó en 31 votos y en 2009 en 32 necesita superar ese techo para resultar elegida, ya que para lograr la mayoría absoluta en la primera ronda que le diera la victoria debería obtener 48 votos y si accede a la segunda, 50. De todos modos, con 33 votos se pasaría a la final y es que en la candidatura auguran que no va a haber ganadora en la primera ronda y confían alcanzar en la misma 40 votos para, en la votación final, poder captar los votos de los miembros que se hayan decantado primero por la ciudad eliminada. Las votaciones se celebrarán entre las 20.45 y las 21.00, hora peninsular en España) y está previsto que Rogge anuncie el nombre de la ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020 entre las 22.00 y las 22.30.

Thomas Bach (Alemán, 23 de diciembre de 1953)

El presidente del Comité Olímpico Alemán, al que se le atribuye una gran influencia entre bambalinas, se sitúa por ahora como el favorito para suceder a Jacques Rogge. De momento, es uno de los vicepresidentes de la organización. El exesgrimista ganó el oro olímpico por equipos en Montreal-1976, quince años antes de entrar a formar parte del COI. Abogado y empresario, se llevó una gran decepción con el fracaso de la candidatura de Munich para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, de la que fue el principal promotor.

Serguei Bubka (Ucraniano, 4 de diciembre de 1963)

Ningún otro candidato puede rivalizar con el palmarés de Bubka, leyenda viva del salto con pértiga, que logró un hito de la humanidad al ser el primer hombre en saltar por encima de la barrera de seis metros. Sin embargo, el campeón olímpico de Seúl'88 y seis veces campeón del mundo domina menos las normas del juego político. Pese a ser presidente del Comité Olímpico Ucraniano, y vicepresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), llega a la elección de Buenos Aires todavía muy verde.

Richard Carrión (Puertorriqueño, 26 de noviembre de 1952)

En un momento en que las instituciones deportivas funcionan más como grandes empresas que como asociaciones altruistas, el perfil empresarial de Carrión, banquero, juega en su favor. El presidente del holding financiero Popular Inc., filántropo y carismático, llega como uno de los pretendientes más serios y se le sitúa en pugna directa con Bach. Desde 2002 preside la Comisión de Finanzas del COI, que permitió a la organización obtener un jugoso contrato de 4.380 millones de dólares con la cadena estadounidense NBC, por los derechos exclusivos de retransmisión de los Juegos en EEUU hasta 2020.

Ng Ser Miang (Singapurense, 6 de abril de 1949)

Diplomático y empresario, este candidato, muy apreciado, está entre los tres más serios a la sucesión de Rogge. Al igual que el belga, es un exvelista. Actualmente ejerce como embajador de Singapur en Noruega. Ha ido ganando influencia en el COI, del que es uno de los vicepresidentes, y se encargó de los primeros Juegos de la Juventud, muy apreciados por el presidente saliente y celebrados en la ciudad-Estado en 2010.

Denis Oswald (Suizo, 9 de mayo de 1947)

Abogado y profesor de derecho, cuenta con un impresionante currículum como deportista. Medalla de bronce en remo en los Juegos de México'68, se mantuvo ligado a este deporte, y desde 1989 preside la Federación Internacional (FISA). Conoce muy bien los entresijos del COI, por haber formado parte de las comisiones más importantes. Aunque muchos lo veían dirigiendo la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el suizo prefirió competir por la presidencia del COI.

Wu Ching-Kuo (Taiwanés, 18 de octubre de 1946)

Conocido arquitecto en Asia, tomó el mando de la Federación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) hace siete años, esforzándose en acabar con la corrupción y promoviendo la introducción del boxeo femenino en los Juegos, lo que se hizo realidad en Londres el año pasado. Miembro del COI desde 1988, concibió un museo en China en honor al expresidente Juan Antonio Samaranch.