Publicado:  02.08.2008 11:06 | Actualizado:  02.08.2008 11:06

El COI quita el oro de Sydney 2000 al relevo masculino de EEUU de 4x400

Tras comprobar que todos sus integrantes, excepto Michael Johnson, estaban dopados en aquellas fechas

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha decidido hoy desposeer del oro logrado en Sydney 2000 al equipo estadounidense de relevos 4x400, después de que Antonio Pettigrew reconociera que se había dopado entre 1997 y 2003.

En los últimos ocho meses, es la sexta medalla (la cuarta de oro) que el COI retira al equipo de atletismo estadounidense que participó en Sydney, después de que la velocista Marion Jones fuera desposeída de los cinco metales que logró en esa cita tras confesar que se dopaba.

Pettigrew ya devolvió su oro del relevo 4x400 en junio pasado, después de reconocer en mayo, durante el juicio contra el ex entrenador Trevor Graham, que había utilizado la hormona EPO y la hormona del crecimiento humano de 1997 a 2003, pero el COI ha decidido desposeer del metal también al resto del equipo.

La confesión de Pettigrew demostró que todos los integrantes del relevo de Sydney estaban dopados a excepción del plusmarquista de la distancia Michael Johnson y después de que los mellizos Calvin y Alvin Harrison fueran suspendidos, en 2003 y 2004, respectivamente, por consumo de sustancias indebidas.

La redistribución de las medallas aún no ha sido decidida y tampoco fue hoy discutida por el comité ejecutivo del COI, que está reunido en Pekín. Se decidirá una vez que se complete la investigación que se está efectuando en el laboratorio BALCO de San Francisco, suministrador de sustancias dopantes a los atletas, explicó la directora de comunicación del organismo, Giselle Davis. En Sydney, la plata y el bronce en los 4x400 fueron, respectivamente, para Nigeria y Jamaica.

Marion Jones anunció definitivamente su retirada en octubre pasado, cuando confesó que había utilizado el esteroide sintético THG, conocido como el "limpiador" y producido por Balco, entre septiembre de 2000 y julio de 2001. A raíz de la confesión, el COI la desposeyó de sus cinco medallas de Sydney, y posteriormente hizo lo propio con las atletas que corrieron con ella los 4x100 y los 4x400.

El COI ha subrayado que tendrá "tolerancia cero" con el dopaje y ha anunciado que en los JJOO de Pekín, que arrancan el próximo 8 de agosto, los atletas podrán ser sometidos a controles en cualquier momento y en cualquier lugar.

PUBLICIDAD

Comentarios