Público
Público

El COI visita Madrid entre huelgas y protestas

Los trabajadores del Metro, de las instalaciones deportivas municipales, del Club Casa de Campo y los bomberos pararán estos días. Comunidad y Ayuntamiento criminalizan las protestas y les acusan de "poner en peligro" la candida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los inspectores del COI (Comité Olímpico Internacional) que visitan Madrid desde este lunes y hasta el próximo jueves se toparán de bruces con la realidad española y de la capital. Los 17 miembros olímpicos se encontrarán con distintos colectivos que protestarán y se manifestarán durante estos días: trabajadores del Metro, de instalaciones deportivas municipales, del Club Casa de Campo y los bomberos, entre otras concentraciones.

Desde el Gobierno regional y el Ayuntamiento vienen insistiendo desde hace varios días en criminalizar estos paros y protestas, acusándoles de 'gravísimas responsabilidades'. 'No se quiere hacer un llamamiento a unas reivindicaciones laborales, sino causar el mayor daño posible a los madrileños y españoles', afirmaba Ignacio González la semana pasada. Y Ana Botella les reclamaba que 'no pongan en peligro' la candidatura para 2020.

Para los trabajadores del Metro, en cambio, nada más lejos de la realidad. 'Es absurdo, de locos. No queremos boicotear la visita de los inspectores. Si le conceden los Juegos a Madrid, encantados', asegura a Público Teodoro Piñuela, portavoz de UGT en el suburbano madrileño.

Los trabajadores del Metro decidieron ya hace semanas hacer paros parciales y de tres horas diarias los días 19, 20 y 21 de marzo, así como realizar manifestaciones el miércoles y el jueves de esta semana. Aunque defienden que no tiene nada que ver con la llegada del COI y que, en cualquier caso, no tendría que tener incidencia en la toma de decisiones de los inspectores: 'Ahora va a resultar que depende de nosotros el que el COI conceda los Juegos a Madrid'.

Los empleados del suburbano reclaman que se cumpla el convenio que tienen pendiente y que la dirección de la empresa retire la propuesta de bajar los salarios. 'Estamos luchando por los intereses de los trabajadores, este es un problema laboral', afirma el portavoz de UGT.

'Si ellos el Metro lo van a coger en horas valle, ¿qué van a ver? Van a ver las instalaciones, si acaso. Pensamos más bien que es una campaña en contra de los trabajadores del Metro y que como ha coincidido con la visita de los inspectores del COI, pues tienen que criminalizar a los trabajadores. Nos tienen que culpabilizar de una mala gestión que han hecho los políticos', añade Piñuela.

Para tratar de desvincularse de la llegada de los inspectores, en la última asamblea del suburbano se propuso cambiar el recorrido de las manifestaciones, pero se rechazó. La primera marcha del día 20 tiene previsto finalizar a escasos metros del Estadio Olímpico de La Peineta horas antes de la llegada de la delegación olímpica. La segunda, el mismo día, terminará en la Puerta del Sol a las 20:00 horas. Piñuela lo tiene claro: 'Si quieren que quitemos los paros lo tienen fácil: hasta el martes, que es cuando empiezan los paros, que pongan encima de la mesa el dinero que nos deben del convenio y nosotros empezamos a negociar el próximo'. 

'Si quieren que quitemos los paros lo tienen fácil: que pongan encima de la mesa el dinero que nos deben del convenio'

Otro de los grupos que protestará coincidiendo con la visita del COI será los trabajadores del Club Casa de Campo, que harán huelga los cuatro días, incluyendo la jornada en que la delegación olímpica visita dicha sede. Y también rechazan cualquier tipo de boicot. 'Nosotros queremos un Madrid olímpico', afirman a Público desde el comité de empresa.

Eso sí, llevan reclamando desde el verano pasado que se firme un convenio que llevan negociando desde 2011. Y denuncian otras exigencias de la empresa: 'Se nos aplica un decreto, el 20/2012, que es la eliminación de la paga extra, ampliación de jornada laboral y supresión de delegados sindicales, cuando aquí, en el momento en que lo aplican, hay superávit. Después de eso, nos dicen que nos tienen que aplicar el plan de ajuste del Ayuntamiento y recortes sociales. Entonces fue cuando les dijimos que no íbamos a aceptar ningún tijeretazo social'.

Afirman que el Ayuntamiento les apremia a trasladar la situación de España al Club de Campo, pero rechazan gozar de unas condiciones económicas por encima de la media. 'Tenemos una congelación salarial desde 2009. Tenemos un convenio bueno porque en su día se luchó y ahora tenemos que pelear porque no se pierda. No entendemos por qué el Ayuntamiento no quiere firmar un convenio con nosotros. Qué busca, qué hay detrás de las negativas a la hora de sentarse a negociar con nosotros y de pactar', agregan.

Se movilizarán frente a las instalaciones que acogerían las modalidades de tiro con arco, el golf y el pentatlón si Madrid organizara los Juegos. 'Es la última bala que nos queda', reconocen.

Se han llegado a acuerdo in extremis con la EMT y los policías municipales para evitar los paros

También los trabajadores de las instalaciones municipales deportivas, en muchos casos abandonadas por Ayuntamiento y Comunidad, tienen pensado hacer ruido en esta visita olímpica. Han llamado al boicot de la inspección del COI y tienen previsto protestar día y tarde frente al hotel Eurostars, donde se alojan los inspectores. Además, del martes al jueves, se manifestarán en Cibeles, de 10:30 a 12:30 horas, bajo el lema 'Contra los recursos y en defensa del deporte público. No es momento de olimpiadas'.

Por su parte, los bomberos se manifestarán este martes por la mañana y por la tarde contra los 'recortes sociales y laborales y por la estabilidad del empleo público'.

En los últimos días, la Comunidad sí que ha llegado a un acuerdo in extremis con los trabajadores de la EMT (Empresa Municipal de Transportes) para desconvocar los paros que tenían previsto realizar estos días, tras comprometerse a cumplir el vigente convenio colectivo. También se evitó hace semanas las protestas de los policías municipales, uno de los colectivos que más se ha quejado por sus condiciones en los últimos tiempos.