Público
Público

"Es el colmo que el Madrid denuncie que los árbitros son muy malos"

Entrevista a Walter Pandiani. Osasuna no carbura. Ni con Ziganda ni con Camacho. ‘El Rifle’, sin embargo, es optimista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un gol de Pandiani, el jueves pasado, dio el triunfo a Osasuna (1-0) ante el Getafe y el pase a octavos de final de la Copa. Fue el único triunfo rojillo en este curso. En la Liga sigue con el casillero de victorias a cero. El equipo no funcionó con Ziganda y no levanta cabeza con Camacho. A Pandiani, al menos, le va mejor con el cambio. Ahora juega.

¿Usted fue de los que se alegró con el relevo en el banquillo?

Estoy muy contento. Ahora al menos entro en las convocatorias y cuento con posibilidades de jugar. El otro día, incluso, volví a marcar despúes de meses sin hacerlo. Me tomo esta oportunidad con todas las ganas del mundo.

¿Será su última etapa en España?

Tengo 32 años recién cumplidos. Todavía me queda para estar un tiempo por acá. Me queda este año en Osasuna, con opción por otro año. No sé lo que sucederá pero no tengo pensado volverme a Uruguay.

¿Qué se le pasó por la cabeza cuando no jugaba?

Trabajar y trabajar, es lo único que queda. Por más que pensara que el entrenador estaba equivocado, que hacía cosas que no compartía, yo me mantuve tranquilo y a lo mío. Yo trabajaba. Si luego Ziganda decidía no ponerme ni en el banquillo de los suplentes, ya era cosa suya.

¿A qué se debió ese desencuentro?

Lo único que sé es que yo estaba haciendo bien las cosas, pero Ziganda me dijo que no contaba conmigo. Me dijo que mi salida sería lo mejor para todos. Pero no fue así, no se me buscó ninguna salida y me quedé en el equipo. Luego me dijo que sería uno más de la plantilla, pero llegado el momento, no contó conmigo.

¿Y a qué se debe el idilio con Camacho?

No lo sé, a mí me va estupendamente. Es un entrenador nuevo que supongo no se deja llevar por lo que dicen por ahí. Ve en su propia carne lo que hay. Supuestamente hemos empezado todos de cero con Camacho.

¿Cómo es Camacho?

Es un entrenador muy comunicativo. Le gusta explicar todo con detención. Tanto lo deportivo como lo humano. Está muy metido. Sabe dónde estamos, pero la gente le ha acogido muy bien y seguro que pronto sacará esto adelante.

¿Es revertible la situación?

Desde luego. Plantilla hay y tampoco hemos hecho nuestros peores partidos esta temporada. Lo que pasa es que cuando la pelotita no entra es complicado. Los partidos se ganan con goles y ésa es la clave: si tenemos la suerte de marcar será todo diferente. Un gol que anulan, un palo, cualquier acción en contra ahora nos pone las cosas cuesta arriba. Pero esto cambiará pronto.

¿Cómo encaja un veterano como usted en un equipo tan joven como Osasuna?

Uno ayuda en lo que ve que otro puede estar equivocado. Intento estar al lado de los más jóvenes, inculcarles cosas, aconsejarles...

¿El rifle lo tiene en la cabeza?

Son muchas horas de entrenamiento individual. De pequeñito iba al fondo de mi casa y me tiraba todo el día rematando de cabeza. Venían varios amigos: uno hacía de portero, dos centraban todo el rato y yo cabeceaba.

Los grandes como el Madrid se quejan de los arbitrajes. ¿Qué siente?

¿Perjudicados? Ja. Yo creo que los grandes son los menos indicados para hablar. En caso de duda siempre tiran para ellos. Esto siempre fue así y va a ser difícil que se cambie. Ahora en el Madrid han denunciado que los árbitros son muy malos y es el colmo. Los árbitros siempre se equivocan en contra del pequeño porque repercute menos. Pero estas polémicas no benefician a nadie, eso es lo que tengo claro.