Público
Público

Conocidos para Barça y Real Madrid; el Villarreal en el grupo de la muerte

El vigente campeón, encuadrado con el Milan. Los blancos se vuelven a medir a Lyon y Ajax. El Valencia se encuentra con el Chelsea y el Villarreal con Bayern Múnich, Manchester City y Nápoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

 

 

El Villarreal se llevó la peor parte del sorteo de grupos de la Liga de Campeones. Ninguno de los cuatro clubes españoles quería al Manchester City, encuadrado en el tercer bombo. A los amarillos no sólo les tocó el nuevo rico del fútbol europeo: también se verá las caras con el Bayern, club que acogerá la final de esta edición, y el Nápoles. Sin duda alguna este es el grupo de la muerte. El morbo lo alimentará el regreso del Kun a España apenas un mes después de su marcha, aunque no tanto como si el rival hubiera sido el Madrid, que anduvo detrás de su estrategia de fuga.

'Sin duda nos ha tocado el grupo más fuerte de esta Liga de Campeones, pero vamos a pelearlo hasta el final. Habrá que pelear cada punto y cada partido', dijo Fernando Roig, presidente de los amarillos, que apeló al prestigio que se ha ganado su club en el continente durante los últimos años: 'Cuanto más alto es el nivel, mejor compite el Villarreal'. El portero Diego López calificó el grupo como 'el más difícil de la historia de la Champions'.

Si el bombo ha castigado al Villarreal, Madrid y Barça no pueden tener excesivas quejas. Al actual campeón le ha tocado el Milan y dos equipos que no deben plantearle demasiados problemas. Hay también más morbo que emoción por el regreso de Ibrahimovic al Camp Nou, donde se verá las caras con Guardiola, que le alejó de la banda para entregarle el centro del ataque a Messi.

Zubizarreta, director deportivo blaugrana, quiso quitar hierro al regreso del delantero sueco: 'Siempre tiene que tocar con algún equipo grande, el Milan es un viejo conocido, con quien ya hemos vivido historias. Significará el regreso de Ibrahimovic al estadio y de muy buenos jugadores. Está bien que los partidos tengan historias'. Para los modestos BATE Borisov y Viktoria Plzen, Zubizarreta pidó respeto: 'La superioridad se demuestra en el campo'.

A Butragueño, que representó al Madrid en Mónaco, le preocupa el siempre correoso Lyon, la visita al Dinamo de Zagreb y la escuela del Ajax: 'El Dinamo en casa es muy peligroso, el Ajax acabó ganando la Liga y jugando bien y el Lyon siempre nos da problemas'.

El bombo deparó que el adiós de Mata al Valencia se convierta en breve en un hola. El equipo de Emery tendrá que pelear la clasificación principalmente con los londinenses y con el Bayer Leverkusen. El Genk es la cenicienta del grupo.

GRUPO A

La prueba más dura para el Villarreal

En su caza de prestigio europeo, el Villarreal se las verá con un clásico como el Bayern y con dos emergentes, el todopoderoso City y el Nápoles. 

Bayern de Munich

Heynckes, sustituto de Van Gaal, apuesta por un 4-4-2. Su fuerza sigue siendo la calidad individual de los Lahm, Schweinsteiger, Müller, Ribery y Robben. Ojo al talento del repescado Kroos. Ha empezado con gran seguridad atrás.

Manchester City

La llegada de Agüero y Nasri le ha convertido en uno de los favoritos para el torneo si Mancini logra conjuntar un plantel construido a base de talonario: Kolarov, Clychy, Barry, Barry, Silva, Yaya Touré, Dzeko...

Nápoles

El goleador uruguayo Cavani y el habilidoso argentino Lavezzi son la fuerza ofensiva de este equipo junto al irregular Hamsik. Se ha reforzado en el medio con el polivalente Donadel procedente del Fiorentina.

GRUPO D

Dos viejos conocidos venidos a menos

El Lyon, que ha cambiado de técnico, y el Ajax, que ha contratado a Frank de Boer, están en plena reconstrucción. Más débiles que el año pasado como rivales del Real Madrid.

Olympique de Lyon

Aulas no renovó la confianza en Puel y ha contratado al joven Remy Garde, un hombre de la casa que trabajó ya a las ordenes de Houllier y Le Guen. Está más en la línea de este último, por lo que prima el fútbol dinámico y con mucho orden. 

Ajax

La marcha de Luis Suárez le ha hecho mucho daño arriba. Lo mejor que tiene Frank de Boer es el lateral Van der Wiel, los centrales Vermaelen y Alerweireld, el medio De Jong y la perla Aissati, otro mediocentro.

Dinamo de Zagreb

El equipo con menos nombre, pero probablemente el más incómodo por el fútbol farragoso que plantea su entrenador Jurcic. Sammir, brasileño rápido y habilidoso es su jugador más peligroso en ataque.

GRUPO E

Mano a mano con el Chelsea de Mata

El Chelsea de Villas-Boas, Mata y Torres es el rival más complicado del Valencia. El Genk y el Leverkusen le darán guerra, pero técnicamente el Valencia es superior.

Chelsea

Aún anda adaptándose al 4-3-3 y al juego dinámico y agresivo de Villas-Boas. Parece que ha encontrado centro del campo con Ramires, Mikel y Lampard, pero aún no ha dado con la escolta de Torres en las bandas. Mata parece vital para ello.

Bayer Leverkusen

El subcampeón de la Bundesliga es un equipo joven con calidad liderado por el veterano Ballack. Se ha gastado un dineral en el goleador Schürrle procedente del Mainz. Rolfes le da estabilidad en el medio. 

Genk

Sólo por De Bruyne merece la pena ver al Genk. De Bruyne tiene uno de los repertorios más completos de los jóvenes talentos europeos. Precisión en el pase y un disparo lejano demoledor. 

GRUPO H

Un coco y dos semi desconocidos

El Barça discutirá el primer puesto con el Milan y le esperan partidos cerrados con el Bate Borisov y el Viktoria Plzen.

Milan

Allegri cuenta con una línea ofensiva envidiable: Pato, Ibrahimovic, Robinho, Cassano e Inzaghi. Hay que ver cómo soluciona la marcha de Pirlo. Boateng ha cogido galones, pero las grandes citas lo juzgarán como timón. 

Bate Borisov

Poco fútbol, mucha condición física y una debilidad defensiva alarmante para la alta competición. Los brasileños Porfirio, delantero, y Bressan, medio, y el central serbio Simich son sus únicos extranjeros.

Viktoria Pizen

El campeón checo ha sido la gran sorpresa de la fase previa. Eliminó al Copenhague que tantos problemas le dio al Barça la temporada pasada. Un equipo que no teme el despliegue en ataque liderado por Horvath.