Público
Público

Contador se lo piensa

El portugués Rui Costa (Movistar) gana la etapa tras aguantar el ataque de Vinokurov

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ayer se asomó Contador. El madrileño se lo piensa mucho antes de atacar, y cuando lo hace, amaga pero no da. Cuando la carretera se empinó, a un kilómetro y medio de la meta de Super-Besse Sancy, el líder del Saxo Bank lanzó un par de ataques. Tímidos, como de tanteo, sin continuidad. Cambiaba de ritmo y miraba a los rivales. No quiso desgastarse más.

Los 190 ciclistas que siguen en competición tuvieron ayer el primer contacto serio con la montaña, el Macizo Central francés. Un portugués del Movistar, Rui Costa, se encargó de liderar la escapada de nueve corredores que se materializó en los primeros kilómetros. Cinco horas y 189 kilómetros después, la carretera se encargaría de hacer justicia con él.

El BMC, el equipo del australiano Cadel Evans, se encargó de marcar un fuerte ritmo en el pelotón para asegurarse de que la escapada no lograba grandes diferencias. Ese maldito segundo de desventaja respecto al noruego Thor Hushovd (Garmin-Cervélo) sigue separando a Evans del maillot amarillo.

El Col de la Croix Saint-Robert se encargó de seleccionar a los mejores. Rui Costa elevó el ritmo de su pedalada y sólo Van Garderen fue capaz de seguirlo. Pero desde atrás saltó Alexandre Vinokurov (Astana) cuando nadie lo esperaba.

A 12 kilómetros de meta, Riblon y Gautier daban alcance a Rui Costa y Van Garderen bajo la lluvia. A medio minuto marchaba el segundo grupo, con Vinokourov al frente y secundado por su compañero Tiralongo.

El acto final de la etapa quedó como un duelo entre Rui Costa, que se quedó solo en los últimos kilómetros, y Vinokurov. El tramo final, con un duro repecho en el último kilómetro, se planteaba como si fuera una prueba de persecución en pista. Pero el portugués aguantó hasta el final y finalmente se impuso en la cima del Super-Besse.

Por detrás los grandes nombres se estudiaban y miraban de reojo entre ataque y ataque. Andy Schleck cerraba el paso a Contador una y otra vez cada vez mientras Cadel Evans se mostraba muy atento a todos los ataques.

Al final no hubo sangre entre los favoritos. Thor Hushovd sigue luciendo hoy el maillot amarillo por séptimo día consecutivo. Hoy, novena etapa (entre Issoire y Saint-Flour), de 208 kilómetros. Habrá algo de montaña, pero suave.