Público
Público

Contador se siente libre

El corredor recupera la licencia y hoy mismo vuelve a la competición en la Vuelta al Algarve

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Contador recuperó ayer su licencia de ciclista. Y la sonrisa. Y hasta las prisas. Una vez fue oficialmente absuelto de sus positivos por clembuterol en el pasado Tour, el corredor abandonó Madrid en avión rumbo a Portugal, donde hoy mismo se subirá de nuevo a una bicicleta para competir en la Vuelta al Algarve. 'Me siento aliviado y feliz', declaró el español poco después de que su abogado, Andy Ramos, recogiera la resolución del Comité de Competición en los locales federativos a primera hora de la tarde.

Un deportista feliz, Contador, y un organismo inquieto y ofendido. El Comité de Competición, que no hizo caso en su dictamen al año de castigo por dopaje propuesto por su instructora, Carmen López, trató ayer de proclamar objetiva e independiente su actuación. A través de un comunicado, el comité mostró su rechazo ante la sensación general de que se ha dejado influir en su fallo por presiones mediáticas y políticas.

En la defensa de su comité, el presidente de la Federación Española, Juan Carlos Castaño, afirmó que el dictamen está basado 'en la documentación científica presentada por el corredor'. 'Y está muy armado legalmente, ofrece garantías a nivel internacional', añadió.

La pelota los cuatro análisis positivos de clembuterol pasa ahora al campo de la Unión Ciclista Internacional (UCI), que ha prometido estudiar el expediente 'y responder en 30 días'. Ayer, se limitó a mostrar su 'sorpresa' por el cambio de decisión y anunciaron que se posicionarán al final del periodo de un mes del que disponen.

La Agencia Mundial Antidopaje, el más firme de todos los organismos, recordó ayer que dispone de 21 días adicionales a los de la UCI para recurrir también el dictamen al TAS. A menos que haya variado su posición, el organismo con sede en Canadá, ya avanzó su opinión, muy crítica, en octubre. David Howman, su director general, afirmaba entonces: 'Esta excusa de la carne ya ha sido usada un par de veces y rechazada'.

Los precedentes no le permiten cantar victoria a Contador. El caso de la atleta Josephine Onyia, a la que se hallaron en su orina niveles similares a los de Contador (entre 20 y 100 picogramos, frente a los 50 del ciclista), también fue archivado por la federación española de atletismo en primera instancia. La Federación Internacional (IAAF) recurrió entonces al TAS exactamente en el penúltimo día del plazo disponible y, ocho meses después, el tribunal con sede en Lausana impuso dos años de sanción a la vallista de origen nigeriano.

El entrenador de Onyia, el exsaltador de longitud Rafael Blanquer, señaló ayer a Público que 'Josephine no quiere hablar ya más de su caso. Ha hecho borrón y cuenta nueva con todo el asunto del clembuterol'.

El técnico valenciano dijo alegrarse 'lógicamente' de la absolución del ciclista, aunque 'queda el temor de que le suceda lo mismo que a mi atleta'.

Pese a que el caso Contador no ha concluido, es evidente que la federación ha conseguido que momentáneamente se ponga de parte del ciclista. Por eso, quienes han defendido fanáticamente la inocencia del ciclista estaban ayer eufóricos. Sobre todo, sus vecinos de Pinto, donde en el Ayuntamiento se desplegó un enorme cartel de felicitación al corredor.

En su equipo, también reinaba la alegría. 'Esta decisión es una prueba fehaciente de que no han hallado indicios para creer que Contador se ha dopado de una forma intencionada', declaró Bjarne Riis, el director de Saxo Bank. El danés, un dopado confeso, aprovechó la oportunidad para decir que son 'un equipo limpio, que condena firmemente toda clase de trampa, incluido el dopaje. Es de gran importancia diferenciar un engaño de lo que es un consumo accidental de una sustancia prohibida'.